BOLSA

Repsol destaca en aguas procelosas

A río re­vuelto, ga­nancia de pes­ca­do­res. Si bien los pre­cios de la energía pone en jaque la re­cu­pe­ra­ción, lo cierto es que para los va­lores ener­gé­ticos es maná caído del cielo. Si no que se lo digan a Repsol. Los mer­cados de gas y pe­tróleo están desata­dos, des­per­tando el in­terés de in­ver­sores y ana­listas lo que ha si­tuado al grupo pe­tro­quí­mico entre las em­presas más al­cistas del Ibex 35.

Las perspectivas a corto y medio plazo no pueden ser mejores para el valor. Así lo demuestran sus resultados al cierre del tercer trimestre con un beneficio superior a los 700 millones de euros frente a las pérdidas de 94 millones de un año antes, y un Ebitda de 1.951 millones, casi el doble.

El invierno se presenta, además, especialmente turbulento con las reservas de gas tensionadas y un conflicto diplomático entre Argelia y Marruecos que amenazan las reservas de gas en España. Los problemas de desabastecimiento parecen descartados, de momento, pero eso puede ser a costa de mayores precios.

Una crisis energética que puede desatar una puja por los recursos entre Europa y los países asiáticos. En el fondo, en cualquier caso, no conviene descartar posibles restricciones. Este sería uno de los peores escenarios, incluso para la propia Repsol, pues podría obligar a una intervención del sector por parte del Estado o de Europa.

No es de extrañar, por tanto, las recientes críticas de Josu Jon Imaz, consejero delegado del grupo, al actual modelo de transición energética. Algunas decisiones equivocadas están llevando a una escalada de los precios energéticos que comprometen la actividad empresarial y el bienestar social. En este sentido, considera fundamental desarrollar una estrategia destinada a garantizar la producción de hidrocarburos con costes competitivos que permitan garantizar la seguridad del suministro.

Los analistas, en general, consideran que la sangre no llegará al río y que Repsol seguirá beneficiándose de la situación actual. De las 26 casas de análisis que, según Facset, siguen al valor, 13 aconsejan comprar o sobreponderar y 10 se mantienes neutrales. El resto, los menos, recomiendan vender o infraponderar.

Entre los más optimistas se encuentra el banco de inversión JP Morgan con un precio objetivo de 14,5 euros por acción. Más recientemente, el banco portugués BPI elevado su valoración sobre el grupo español de 14,2 euros hasta 15,1 euros por acción, lo cual le confiere un potencial alcista del orden del 30% desde su actual cotización de mercado.

En general, consideran que el favorable comportamiento del mercado energético para Repsol le permitirá impulsar su rentabilidad por dividendo. Según Infobolsa, su rendimiento por esta vía ronda el 8%, por encima de la media del mercado español. Eso se sumaría a la rentabilidad del 40% que acumula en Bolsa desde principios de año. Se sitúa así a la cabeza de los valores del sector en España.

Por último, el grupo energético propondrá a sus accionistas una reducción del 4,9% del capital, mediante la amortización de 75 millones de acciones propias, al tiempo que ha lanzado un programa de recompra de acciones relacionada con esta reducción de 35 millones de acciones, un 2,3% aproximadamente del capital. Un buen incentivo para los inversores ante la mejora de la rentabilidad.

Artículos relacionados