La banca está dis­puesta a fi­nan­ciar un pro­ceso de con­cen­tra­ción más que ne­ce­sario

Neinor abre la puerta a una oleada de operaciones corporativas entre promotoras

El in­terés con­fir­mado por Vía Célere dis­para las ex­pec­ta­tivas de los grandes fondos

Neinor Homes
Neinor Homes

Era sólo cues­tión de tiempo que em­pe­zara el gran baile de la con­cen­tra­ción en el ne­gocio es­pañol de la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria. Atomizado y por lo tanto con poco músculo para hacer frente a las ne­ce­si­dades de un mer­cado in­mo­bi­liario cada vez más exi­gente, los grandes ac­tores del mer­cado ne­ce­sitan ta­maño. Entre otras co­sas, para re­cabar la fi­nan­cia­ción ban­caria su­fi­ciente para sacar ade­lante sus pro­yec­tos.

Con la compra de Quabit el pasado mes de enero, Neinor tocaba por primera vez la campana de la concentración. De la operación nació un grupo con activos de 2.000 millones de euros. Pero la valoración de Quabit, una empresa que estaba en pleno declive en bolsa, fue de apenas 60 millones de euros. Por lo tanto, la operación fue relativamente pequeña, algo así como un pistoletazo de salida a lo que viene ahora.

Porque lo de Vía Célere, si se concreta, es otra historia. Los activos de la promotora propiedad del fondo estadounidense Värde tienen un valor cercano a los 1.800 millones de euros. El grupo cuenta con suelo capaz de desarrollar más de 20.000 viviendas o, lo que es lo mismo, con capacidad para dar al comprador el bastón de mando del fragmentado sector promotor español, que en bolsa tiene tres grandes cabezas. Además de Neinor, que sigue trabajando en la compra de Vía Célere, Metrovacesa y Aedas (esta última compró en verano buena parte de la cartera inmobiliaria de Áurea Homes) son los otros dos grandes jugadores del sector en bolsa. Pero ninguno de ellos tiene una capitalización bursátil superior a los 1.200 millones de euros en Bolsa. Un valor de mercado insuficiente para pensar en empresas mayores y rídiculo en relación al peso que tiene el negocio inmobiliario en la economía española.

Por lo tanto, todo hace indicar que el baile corporativo no ha hecho más que empezar. "O crecer o morir o, lo que es peor, quedarse en tierra de nadie. Hay demasiados actores en el sector, y ninguno de ellos tiene un papel verdaderamente protagonista. Hay muchos grandes fondos que compraron en época de vacas flacas y que ahora miran la posible venta de Vía Célere como banco de pruebas", señalan fuentes del sector.

proceso de concentración

La realidad es que todo el mundo ve con buenos ojos el proceso de concentración. También la banca, que está dispuesta a financiar proyectos de promoción solventes y también las fusiones que tengan encaje y sentido. Varias entidades estarían dispuestas a dar su apoyo financiero a Neinor en la compra de Vía Célere. Habría liquidez de sobra para financiar la creación del nuevo líder indiscutible del sector.

En pleno 'boom' del negocio promotor -apenas hay suelo en las grandes capitales y su alrededores mientras la demanda de vivienda nueva no deja de crecer en pleno cambio de hábitos tras la llegada del Covid-19- y del negocio hipotecario que lo sustenta, los bancos quieren participar de un negocio muy atractivo. Eso sí, sin cometer los errores del pasado o, lo que es lo mismo, con los riesgos bien acotados.

Las inversiones en el negocio de promoción de fondos como Cerberus (Inmoglaciar), Oaktree (Culmia, la antigua Solvia Desarrollos Inmobiliarios comprada a Sabadell por cerca de 900 millones de euros) o Bain (Habitat) han llegado en algunos casos a un alto nivel de maduración y estás firmas estarían dispuestas a escuchar ofertas interesantes. Mucho más ahora que el movimiento de Neinor obliga a los competidores a mover pieza.

El tablero de juego es muy amplio fuera del mundo de lo cotizado y está lleno de 'players' que pueden ser compradores víctimas más o menos propiciatorias. Ahí está la pléyade de compañías del sector que están en manos de grandes familias -uno de los casos más representativos es Pryconsa- o están controladas por grandes fondos internacionales, como Kronos Capital o AQ Acentor. El futuro se presenta apasionante y Vía Célere es sólo la primera piedra de toque de la concentración a gran escala que viene.

Artículos relacionados