PENSIONES

El ti­je­re­tazo hasta los 1.500 euros con­tem­plado en Presupuestos hiere de muerte el pro­ducto

La rebaja de aportaciones da la puntilla a la campaña de planes de pensiones de 2021

La banca asume que tiene que cam­biar de es­tra­tegia ante la pér­dida casi total de atrac­tivo

Planes de pensiones
Planes de pensiones

Los planes de pen­siones del sis­tema in­di­vi­dual suman casi cuatro veces más cuentas de par­tí­cipes que los planes de em­pleo hasta casi 7,5 mi­llo­nes, y cuentan con un pa­tri­monio que mucho más que dobla el de estos úl­ti­mos, por en­cima de los 86.000 mi­llones de eu­ros. Pero la nueva re­baja de las apor­ta­ciones anuales hasta un má­ximo de 1.500 euros re­co­gida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) es un golpe du­rí­simo en la línea de flo­ta­ción. El Gobierno va a por todas contra el bol­sillo del con­tri­bu­yente me­dio.

En realidad, la nueva vuelta de tuerca amenaza con darles la puntilla. Para el año fiscal en curso, el Gobierno ya había dado un hachazo histórico, rebajando la aportación máxima de los planes individuales desde los 8.000 hasta los 2.000 euros. Y la respuesta de los ahorradores ha sido elocuente: los flujos de entrada brutos para esta modalidad del sistema individual cayeron un 22% que se traducen en 309 millones de euros menos que en los seis primeros meses del año pasado.

Y eso que las rentabilidades son positivas en todos los plazos y en todas las categorías. Es mucho dinero el que se ha quedado fuera de la subida proque son muchos los españoles a los que ya no compensa la ventaja fiscal de aportar a estos productos. Especialmente a quienes tienen rentas más altas y cada año ponían en el cesto de sus planes individuales el máximo de 8.000 euros vigente hasta 2020. Ahora las cosas sólo pueden ir a peor.

"De momento se viene abajo toda la campaña de pensiones habitual en el tramo final de cada año. La rebaja no se aplicaría hasta el próximo año fiscal, pero el plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo, que sólo tiene sentido si se va a aportar a largo plazo. Si pierde la inmensa mayoría de su ventaja fiscal a un año vista, en realidad no tiene sentido desde ya. La campaña de 2021 puede ser el mayor fiasco de todos los tiempos", señalan en fuentes del sector.

Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de los partícipes realizan sus aportaciones a final de año, por lo que el anuncio de la rebaja va a tener un efecto letal. El tirón de última hora se reducirá a la mínima expresión. Fuentes del sector aseguran que en lo que va de año las captaciones netas se han caído alrededor de un 80% respecto al mismo período del año pasado. Por lo tanto, el mercado ya estaba muy herido antes del anuncio de la nueva rebaja.

Tijeretazo por sospresa

El tijeretazo ha cogido por sorpresa al sector bancario, que no esperaba otro golpe de esta dimensión. "Estábamos trabajando con mucha desventaja tras el primer hachazo hasta 2.000 euros, pero ahora vender planes de pensiones va a ser una misión casi imposible, sobre todo entre las rentas más altas", señalan en una entidad mediana. Quien más quien menos, reconoce que se va a ver obligado a cambiar su estrategia y reestructurar sus productos. "No hay otro remedio", señalan en la misma entidad.

En otra firma, una de las 20 mayores por patrimonio gestionado, aseguran no entender la medida. "Si el objetivo es favorecer los planes de empleo -en este caso el tope de aportaciones subiría a 8.500 euros- poco impacto va a tener una rebaja de 500 euros hasta los 1.500 en los individuales. El impacto se tenía que haber visto ya en este 2021, el año del gran tijeretazo. Y esta claro que el objetivo no se ha cumplido", explican.

Efectivamente, a pesar de que el Gobierno ha tendido un puente de plata a los planes de empleo, las aportaciones brutas a estos productos cayeron en alrededor de 2.000 millones de euros en los seis primeros meses del año. "Si la estrategia para potenciar el plan de empleo es matar el individual, mal vamos. Se está reduciendo mucho el potencial de elección y de rentabilidad de los inversores. Es un error que creo que se pagará caro", aseguran tajantemente en una gran gestora nacional.

Artículos relacionados