El pre­si­dente del grupo fija sus ac­tivos en 2.800 mi­llo­nes, el doble del que está en li­bros

Sacyr eleva el valor de su filial concesional ante las perspectivas de crecimiento

Manuel Manrique ex­pone a los ana­listas los planes de ex­pan­sión de Sacyr Concesiones

Manuel Manrique, Investor Day 2021 Sacyr.
Manuel Manrique, Investor Day 2021 Sacyr.

Sacyr ha ele­vado a 2.800 mi­llones de euros el valor de los ac­tivos de su fi­lial de con­ce­sio­nes, frente a los 1.800 mi­llones en los que la com­pañía va­lo­raba hace dos años estos ac­ti­vos, como re­sul­tado de la ma­du­ra­ción de los pro­yectos y las nuevas ad­ju­di­ca­cio­nes. Así lo ha anun­ciado el pre­si­dente y con­se­jero de­le­gado de la cons­truc­tora, Manuel Manrique, du­rante la ce­le­bra­ción del Investor Day, en el que Sacyr ha de­ta­llado frente a ana­listas e in­ver­sores los prin­ci­pales pi­lares en los que se sus­ten­tará el cre­ci­miento de su fi­lial con­ce­sional du­rante los pró­ximos años.

El objetivo es que el valor de Sacyr Concesiones, tras haberse disparado un 55% en los últimos dos años, siga aumentando con nuevos proyectos durante los próximos cuatro años, hasta alcanzar los 3.700 millones de euros en 2025.

Los ocho mayores activos de Sacyr Concesiones, principalmente proyectos de autopistas, ferrocarriles y de servicios ubicados en Italia, Chile, Colombia, Estados Unidos y Uruguay, representan el 60% de esta valoración.

La filial está presente ahora en 15 países y cuenta con 65 activos en cartera, de los que 15 se encuentran en fase de construcción. La inversión gestionada por la concesionaria es de 18.200 millones de euros y la cartera de ingresos futuros alcanza los 36.000 millones de euros.

El negocio concesional aporta el 80% del resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo y, entre 2015 y 2020, duplicó sus ingresos y su Ebitda. El Plan Estratégico 2021-2025 prevé triplicar esta última partida, para pasar de los 365 millones euros obtenidos en 2020 al entorno de los 1.000 millones de euros en la filial. La matriz espera 1.200 millones de Ebitda.

REDUCCIÓN DE DEUDA Al mismo tiempo que incrementa su actividad, la compañía también pretende reducir su deuda corporativa para situarla al final del periodo del plan estratégico en el entorno de los 100 millones de euros.

"Es el momento de invertir en Sacyr, el precio de la acción no recoge el verdadero valor de la compañía. Nuestro compromiso es reducir la deuda para que sea prácticamente cero en 2025, pero manteniendo un ritmo de inversión de 150 millones anuales y la entrega de dividendos (200 millones de euros al año)", ha señalado Manrique en la inauguración del evento.

Sacyr defiende que la tasa de éxito de su filial de concesiones en las licitaciones a las que se presenta alcanza el 33%, lo que impulsará su crecimiento en mercados nuevos para la compañía como Estados Unidos y Brasil.

En la actualidad, la cartera de potenciales proyectos identificados en los mercados de interés para el grupo (Europa, países de habla inglesa y Latinoamérica) alcanza los 68.000 millones de euros.

Además de autopistas, ferrocarriles, aeropuertos, hospitales y otras infraestructuras sociales, Sacyr Concesiones cuenta en su cartera con proyectos en nuevas áreas, como energía y gestión de agua y tratamiento de residuos.

Desde 2015, Sacyr Concesiones ha puesto en funcionamiento 10 activos y prevé inaugurar 15 más hasta 2028. Durante 2022 pondrá en operación algunos de los activos más representativos de la empresa, como Pedemontana, A3 y A5-A21 en Italia, AVO en Chile y Rumichaca-Pasto y Autopista al Mar 1 en Colombia.

Los distintos responsables de la empresa que han participado en el acto han destacado que Sacyr cuenta con algunas ventajas competitivas como la de intervenir en toda la cadena de valor de las infraestructuras y la de presentarse a proyectos con bajo riesgo de demanda. De hecho, el 96% de la cartera de activos de la compañía tiene limitado este riesgo.

Los directivos también han incidido en los objetivos de sostenibilidad en los que se centrará en los próximos años, hasta ser neutra en carbono antes de 2050 y elevar en un 50% la inversión en protección del medio ambiente hasta 2025, así como duplicar la inversión en innovación, el 70% con carácter sostenible.

Artículos relacionados