MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Las grandes cons­truc­toras es­pañolas aguantan por ahora el em­puje de Pekín

EEUU apuesta por los planes de inversión en infraestructuras de Latam

Joe Biden busca con­tra­rrestar el fuerte avance chino en el sector en la re­gión

Estados Unidos y China
Estados Unidos y China

Estados Unidos ha co­men­zado a dar forma a un gran plan de in­ver­siones en in­fra­es­truc­tura en Latam y con­tra­rrestar la cre­ciente in­fluencia china en la re­gión. Washington lleva tiempo aca­ri­ciando este pro­yecto, que im­pulsó tam­bién en la cita del G-7 en ju­nio. Y ha co­men­zado por Colombia, Panamá y Ecuador los con­tactos para aco­meter el di­seño final una ini­cia­tiva que cuenta con mo­vi­lizar cientos de miles de mi­llones de dó­lares de ca­pital pri­vado hacia la re­gión.

La semana pasada, el asesor adjunto de seguridad nacional de Biden, Daleep Singh, se desplazó a Colombia, Ecuador y Panamá para analizar el plan que Biden propone como alternativa al proyecto de Pekín ‘One Belt, One Road’ (Una ruta, un cinturón), y que la Casa Blanca tiene previsto presentar a inicios de 2022. De momento, Washington se halla en fase de detectar y comprender las prioridades y retos de los países de Latam que se beneficiarían de la iniciativa.

El proyecto quiere ser alternativa a la forma de actuar china en el área y ejemplo de cómo operar con altos estándares laborales, respeto medioambiental y total transparencia financiera, según Washington. La propuesta pretende movilizar capital del sector privado para impulsar proyectos especialmente en cuatro ámbitos: clima, seguridad sanitaria, tecnología digital e igualdad de género. Y cuenta con movilizar, además, inversiones de instituciones financieras.

La fase iniciada por Singh es la de recabar información en los países para comprender mejor las necesidades de inversión en infraestructura y conocer de primera mano la opinión de los gobiernos sobre el desarrollo de las inversiones de otros países allí, notablemente su experiencia con las firmas chinas, con la meta de perfilar un plan mejor y ajustado tanto a los desafíos del sector como a la promoción de proyectos que se basados en criterios de sostenibilidad y desarrollo social. Washington ha criticado reiteradamente el plan ‘One Belt, One Road’ por su falta de transparencia y estándares laborales y medioambientales.

‘Reconstruir mejor’

A mediados de 2021, Biden persuadió al G-7 para lanzar la iniciativa ‘Build back better for the world’, que busca invertir en infraestructuras en países en desarrollo de Latam, África y Asia-Pacífico y ser alternativa al proyecto chino para revitalizar la Ruta de la Seda. Según la Casa Blanca se trata de ayudar a responder a las necesidades en infraestructura, superiores a los 40 billones de dólares, que necesita el mundo en desarrollo, y que se han visto agravadas por la pandemia.

En Colombia, Singh, acompañado por funcionarios de la Casa Blanca y de la Corporación Financiera de Desarrollo (CFD) de EEUU, fue recibido por el presidente Duque. En la cita, se expresó al Gobierno colombiano la meta de respaldar con inversiones el desarrollo del país dentro de la ‘Build Back Better for the World’. Las autoridades colombianas dieron a conocer a la delegación de EEUU sus principales proyectos de infraestructura para el desarrollo vinculados a la acción climática, salud, conectividad digital y equidad de género. Desde la CFD se plantea una financiación a largo plazo, a tasas reducidas, para planes que incluyan sostenibilidad ambiental, inclusión y reducción de la pobreza.

En Ecuador, Singh se reunió con el presidente Lasso, parte de su gabinete y representantes del sector privado y la sociedad civil. Quito, que busca un tratado comercial con EEUU, manifestó su interés en atraer más inversión privada norteamericana para impulsar la salida de la crisis creada por la pandemia. En Panamá, Singh se vio con el presidente Cortizo, sus ministros económicos, autoridades del Canal y empresarios. En los tres países, remarcó que EEUU busca asociarse en el lanzamiento de una serie de iniciativas en infraestructuras estratégicas que permitan mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Contraataque

China lanzó en 2013 su iniciativa’ La franja y la ruta’ y, desde entonces, EEUU ha mantenido una posición muy crítica sobre el plan, en especial en lo que atañe a Latam. En 2018, tras la visita a Panamá del presidente chino, Xi Jinping, Washington llegó atacó la presencia en la región de “empresas estatales que no son transparentes ni impulsadas por el mercado y que no están diseñadas para beneficiar a Panamá, sino a China”. Y llegó a catalogar la forma de operar de las compañías chinas de “actividad económica depredadora”.

Pekín ha elevado sus inversiones en Latam en los últimos años, notablemente en infraestructura y energía, y ya desafía a uno de los grandes inversores en la región, España, cuyas constructoras tienen un peso clave en el área. Meses atrás, el presidente del BID, Claver-Carone alertaba de que China está en vías de superar a España como segundo inversor global en la región. Pekín ha invertido 76.868 millones de dólares en 2005-19 en infraestructuras en Latam según el ‘Monitor de la infraestructura china en América Latina’ 2020, elaborado por ALC-China, con especial presencia en ese segmento en Argentina, Ecuador y Perú Y se consolida cada año como fuente de financiación clave en el sector.

En 2020, de momento, las constructoras españolas reforzaron su dominio en América (incluido EEUU), pese la demora en la ejecución de proyectos y licitaciones por la pandemia. Según el ránking de las 250 mayores constructoras globales de ENR, las españolas lideraron la clasificación en Latam, con un volumen de ingresos de 7.368 millones de dólares (6.265 millones de euros), importe inferior a los 8.775 millones de 2019. Aun así, mejoraron su cuota de mercado en la zona del 32,8% al 34%, aumentando su distancia sobre las firmas chinas (que bajaron 2,5 puntos, al 21,2%) y sobre las de EEUU (que la elevaron al 20,9%). ACS encabezó una lista en la que Sacyr fue segunda y OHLA, octava.

Artículos relacionados