El texto legal que se aprueba este martes dis­para la in­cer­ti­dumbre en el sector

La Ley de Vivienda consagra la ceremonia de la confusión en plazos y decisiones

Algunas de las me­didas tar­darán en ser apli­ca­das, si es que llegan a eje­cu­tarse

Familia con su vivienda.
Familia con su vivienda.

El Consejo de Ministros dará luz verde este martes a la Ley por el Derecho a la Vivienda. El que será el primer texto legal sobre la ma­teria de ám­bito es­tatal llega en medio de una ex­tra­or­di­naria con­fu­sión. La razón es que mu­chas de las me­didas con­tem­pladas no serán de apli­ca­ción in­me­diata por los plazos de tra­mi­ta­ción ne­ce­sa­rios. Y tam­bién porque su adop­ción de­pen­derá de los ayun­ta­mientos y de las co­mu­ni­dades au­tó­no­mas.

"Es prácticamente imposible hacer un análisis medianamente estricto del impacto de la Ley. Con mayor o menor intensidad, cada una de las medidas está rodeada de condiciones y excepciones. Hay mucha letra pequeña y, en general, poca claridad. Lo único seguro es que va a haber un cierto parón de la actividad hasta que el sector tenga claras las nuevas reglas del juego", señalan en una gran promotora inmobiliaria.

La Ley, que tras la luz verde del Gobierno será remitida al Congreso para su tramitación parlamentaria y que en principio se votará a lo largo del primer semestre de 2022, aspira a cambiar radicalmente la fotografía fija del sector fijando limitaciones de precios en las zonas que sean declaradas como "tensionadas", favoreciendo con incentivos fiscales la rebaja de los alquileres, castigando por la vía de IBI las casas vacías o impidiendo las ventas de viviendas públicas.

Pero cada medida despierta ríos de dudas en el sector. Por ejemplo, la declaración de zona tensionada dependerá de los ayuntamientos y de las comunidades autónomas. El Partido Popular ya ha anunciado que las cinco comunidades que gobierna -Madrid, Andalucía, Castilla y León, Galicia y Murcia- no aplicarán la Ley, que recurrirá al Tribunal Constitucional cuando llegue la aprobación definitiva.

El PP se ha alineado con las críticas de todo el sector -promotoras inmobiliarias, socimis, grandes tenedores particulares de vivienda- calificando el "intervencionismo suicida" de la Ley. Lo cierto es que, más allá de las opiniones de cada cual, la normativa nace herida, quién sabe si de muerte, porque la no aplicación en el 100% del Estado va a crear agravios comparativos de difícil solución.

**Condicionada su aplicación¿¿

Que los más de 20 millones de habitantes que viven en la zona de influencia del PP no sufran la congelación y limitación de precios de las rentas del alquiler durante tres años que trae de la mano la declaración de zona tensionada condiciona mucho la aplicación de Ley. Por otro lado, la declaración no se activa de forma automática aunque se cumplan todas las condiciones, ya que la administración pública de turno debe presentar una solicitud con una declaración muy concreta de medidas.

Por lo tanto, puede haber importantes demoras en el tiempo para activar el mecanismo por el que, entre otras cosas, los propietarios de más de 10 viviendas en zonas tensionadas tengan que afrontar límites a las rentas del alquiler. El propio anteproyecto de Ley abre un período largo de 18 meses para aplicar el régimen de aplicación en las zonas tensionadas de ,donde el acceso a la vivienda es más complejo.

De comunidades y ayuntamientos dependerá también la aplicación de aumentar, desde el 50% hasta un máximo del 150% en casos excepcionales, el recargo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las viviendas vacías. Y en otros aspectos como la obligación de reserva del 30% de las viviendas de las nuevas promociones para vivienda protegida, hay grandes dudas a la espera de que se esclarezcan los mecanismos de compensación a los promotores.

Fuentes del sector aseguran que la confusión es máxima y que a corto plazo todos los agentes del sector van a medir mucho sus pasos. "Toca analizar exhaustivamente la letra pequeña de la Ley, porque hay muchas incógnitas todavía. De momento, vamos a parar las máquinas hasta analizar bien las consecuencias, que serán importantes. Vienen semanas de mucha inseguridad a la espera de que todo se clarifique", señalan fuentes del sector.

Artículos relacionados