MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Madrid res­palda a Santiago en su ne­go­cia­ción para re­visar el pacto con la UE

Las compañías españolas redoblan su interés por Chile

Iberdrola, Enagás, Acciona y Ferrovial plan­tean nuevos pro­yectos en el país

Sebastian Piñera, presidente de Chile
Sebastian Piñera, presidente de Chile

A pesar del duro golpe que la pan­demia asestó en 2020 a la eco­nomía chi­lena, las em­presas es­pañolas man­tienen in­tacto su in­terés por un mer­cado que fue su primer ‘hub’ de in­ver­siones en Latam a fi­nales del siglo pa­sado. Al mismo tiempo, em­pre­sa­rios y Gobierno es­pañol han ra­ti­fi­cado su res­paldo al nuevo acuerdo co­mer­cial Chile ne­gocia con la UE, tanto en la vi­sita re­lám­pago que el pre­si­dente Piñera cursó a Madrid el mes pa­sado como en la re­ciente reunión del Consejo Empresarial Chile-España en Madrid.

Piñera realizó a inicios de septiembre una gira europea en busca de respaldo para la renovación y modernización del acuerdo de asociación entre Chile y la UE, vigente desde 2003, y que podría suscribirse en el primer semestre de 2022. Un viaje que aprovechó, además, para promover la inversión en su país, notablemente en sectores como las nuevas energías, y en el que fue recibido por el Rey y por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Entonces, Felipe VI le expresó que España es “el principal valedor de Chile en su justa determinación” por impulsar la modernización del acuerdo con la UE y Sánchez le reiteró el compromiso para que haya avances en las negociaciones. Al mismo tiempo, destacó la gran presencia de firmas españolas en Chile y su interés en seguir trabajando allí. Y apostó por una mayor colaboración en energía, hidrógeno verde, recursos hídricos y por ampliar la existente en digitalización, smart cities, salud, medio ambiente e infraestructuras.

Este mismo apoyo, así como la manifestación del interés inversor se ofreció durante el Consejo Empresarial Chile-España, en el que CEOE manifestó la necesidad de reforzar la relación económica y comercial, en una reunión que sirvió para preparar un próximo de más de 100 empresarios chilenos a España.

La apuesta se mantiene

Y es una percepción que también se tiene en Chile: para InvestChile, “el interés de las compañías españolas se mantiene y en 2020 y 2021 el flujo de inversión ha seguido fuerte, con actividades inmobiliarias, energía eléctrica, construcción y fabricación de caucho y plásticos. Y con mucha pyme que está instalándose allí en áreas como la salud, biotecnología, educación o agroalimentación. En los últimos meses ha quedado constancia de que ese interés de las firmas españolas por Chile no ha disminuido en 2021. Iberdrola lidera un consorcio en el que participa Elecnor y que puja por una red eléctrica de 1.500 kilómetros en Chile, con una inversión superior a 2.500 millones de dólares, licitación que culminará con la selección de ganador en diciembre. Por su parte, Enagás, Acciona Energía y GNL Quintero se han unido para desarrollar un proyecto de hidrógeno verde a partir de agua y energía renovable. Ferrovial aspira a la mejora y explotación de la Ruta 78, autopista que dejará de ser operada en noviembre por Abertis. Y Autopista Central, filial de Abertis, acaba de firmar un acuerdo para la construcción de dos túneles unidireccionales en Santiago.

Naturgy ha puesto en marcha dos nuevos proyectos de renovables en Chile, que se ha convertido en mercado estratégico en el plan de cre¬ci¬miento de Grenergy. Cox Energy América impulsa un proyecto solar con una inversión de 140 millones; Enertis ha anunciado su colaboración en un portafolio de proyectos solares; Opdenergy se hizo con un 35% de la capacidad ofertada en la subasta de renovables de septiembre e Ibereólica tiene nuevos proyectos.

España, segundo inversor

En 2020, en plena pandemia Sacyr (mayor inversor privado en infraestructura de Chile) comenzó a operar en el sector del agua; Sacyr cerró la financiación de la ampliación del Aeropuerto de Arica y OHLA firmó tres contratos para mantenimiento de edificios, limpieza y gestión de residuos, tras haberse adjudicado dos proyectos en renovables. Abengoa ganó otro proyecto eléctrico; Ezentis, un contrato con el Coordinador Eléctrico y Siemens Gamesa otro pedido de aerogeneradores. En Chile hay 600 firmas españolas, entre ellas y además de las citadas, Repsol, ACS, Telefónica, Santander, Mapfre, Enel-Endesa, Grifols, Indra, Técnicas Reunidas, Mango, Inditex, REE, Agbar y Azvi.

España es el segundo inversor en Chile, tras EEUU, con un stock de 34.643 millones de dólares, un periplo de internacionalización que inició en 1990, cuando Telefónica adquirió la Compañía de Teléfonos de Chile y que se reforzó siete años después con la llegada de Endesa (hoy Enel-Endesa) y algo más tarde cuando Aguas Barcelona adquirió Emos, hoy Aguas Andinas. Durante años, el segmento de concesiones en Chile estuvo controlado por españolas como Abertis, Sacyr, OHLA, Acciona o FCC.

Chile, donde la economía ha mejorado sensiblemente este año, y que afronta presidenciales el 21 de noviembre, está inmerso en un proceso constituyente tras el plebiscito que escogió a la asamblea encargada de redactar la nueva Carta Magna. Un plebiscito al que el Gobierno se comprometió tras el conflicto abierto en el país en octubre de 2019 por la protesta por la desigualdad social.

Según Cepal, el PIB rebotará con fuerza en 2021, un 9,2%, tras el desplome del 5,8% de 2020, para aminorar el paso al 3,2% en 2022. Según la Unctad, la IED cayó el 33% el año pasado, a 8.400 millones, algo que se está revirtiendo este año gracias a la mejora de la economía global y los planes del Gobierno para captar más capital exterior. Según datos oficiales, la IED llegada al país en enero-agosto de 2021 creció el 72,7% respecto a 2020. La OCDE juzga que solo Chile logrará recobrar este año en el área el nivel de renta pre-pandemia, debido a la rapidez de la vacunación y el alza de los precios del cobre.

Artículos relacionados