Los ex­pertos es­peran un tri­mestre débil en in­gresos a pesar del alza de las co­mi­siones

El mercado se pone en modo conservador en banca antes de los resultados del trimestre

Las altas va­lo­ra­ciones mo­deran las ex­pec­ta­tivas sobre las en­ti­dades na­cio­nales

Banca
Banca

La ronda de re­sul­tados de la banca es­pañola en el tercer tri­mestre em­pe­zará este jueves 21 de oc­tubre con las cuentas de Bankinter. Serán la pri­mera piedra de toque para poner en valor un sec­tor, el fi­nan­ciero, que está vi­viendo un año his­tó­rico en Bolsa. Llega a la cita con una subida media cer­cana al 40% que ha puesto a los ana­listas y ges­tores en modo con­ser­va­dor. No dejan de apostar por la banca na­cio­nal, pero tam­poco pisan el ace­le­ra­dor.

El mercado ya descuenta que las cinco grandes entidades españolas van a ganar cerca de 15.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Lejos, casi a años luz visto con la perspectiva de hoy, quedan los 7.700 millones de números rojos de hace un año, cuando la pandemia provocó un desplome histórico de las cotizaciones. Una caída vertical que ha sido aprovechada por muchos gestores para generar enormes plusvalías en banca.

Poco o nada tiene que ver la situación sanitaria, social y económica con la de hace doce meses. Pero hay algo que no cambia: a pesar del repunte del PIB de la zona euro y, sobre todo, de la inflación, los tipos de interés siguen en tasas negativas. Y la banca tiene que seguir lidiando con la debilidad persistente del margen de intereses. Los ingresos totales volverán a caer en el tercer trimestre del año, por más que crezcan las comisiones.

"El buen momento del negocio de activos bajo gestión va a permitir un alza de las comisiones, pero no será suficiente para compensar la debilidad general. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el Euribor no ha dejado de dar disgustos con sus nuevas caídas -volvió a zona de mínimos históricos del -0,50% en agosto- a lo largo del tercer trimestre, estrechando aún más los márgenes en el negocio hipotecario en el tanto se está volcando la banca", señalan fuentes bursátiles.

Las peores del año

Las cuentas del tercer trimestre son las más pobres del año en volúmenes, pero el mercado espera jugosas pistas para lo que puede venir en los próximos meses. Se trata, sobre todo, de medir cómo contribuyen a las cuentas de resultados las crecientes aportaciones del negocio de seguros y de fondos de inversión. Y también de analizar hasta qué punto neutralizan los ahorros de costes generados por los duros procesos de reestructuración en las entidades la debilidad de los ingresos.

Los analistas confían también en que no haya sorpresas negativas en la tasa de mora, que parece muy controlada, ni tampoco en el apartado de las provisiones (las generadas en 2020 en plena crisis de 2019 están casi intactas), pero ahora la gran cuestión es si al sector le queda gasolina para seguir subiendo en bolsa. Con los bancos centrales amasando el cómo y el cuándo de unas nuevas directrices en política monetaria, el mercado no las tiene todas consigo.

"No esperamos grandes sorpresas positivas en las cuentas de los bancos, pero tampoco negativas. De momento, mantenemos posiciones hasta que Bankinter nos dé las primeras pistas. Pero luego vendrá un parón hasta que el 27 de octubre Santander reanude la ronda de presentaciones. Habrá tiempo para valorar cómo van también otros bancos europeos y de tomar decisiones", señalan en una gran gestora nacional.

Los expertos hablan de un tercer trimestre bastante neutro -que no de trámite- en las cuentas de los grandes bancos españoles. Y están de acuerdo en que sería una gran noticia que las cuentas permitieran al sector consolidar sus actuales niveles en bolsa. Creen que el trimestre realmente importante es este cuarto en el que estamos, que decidirá mucho de lo que pueda pasar en el arranque de 2022. De momento, las espadas siguen en todo lo alto.

Artículos relacionados