BOLSA

Amrest, a fuego lento en cocina de barro

El mer­cado se man­tiene ex­pec­tante con Amrest. El re­greso a la senda del be­ne­ficio en el primer se­mestre del año ha sido un paso im­por­tante, pero no lo su­fi­ciente para re­cu­perar la con­fianza de los in­ver­so­res. Su co­ti­za­ción se ha es­tan­cado en torno a los 7 euros y no hay visos de que vaya a su­perar y con­so­lidar esta cota a corto plazo salvo que ofrezca sor­presas muy po­si­tivas en la recta final de año.

Algo que algunos operadores no descartan tras lograr cerrar la primera mitad del ejercicio con un beneficio de 2,4 millones de euros frente a las pérdidas de cerca de 154 millones en 2020. Un giro drástico en sus cuentas gracias a la mejora experimentada en todas sus marcas y regiones donde opera.

Los expertos, de hecho, destacan el éxito experimentado en el impulso de sus estrategias digitales, acentuadas para sobrevivir durante la pandemia y acompañadas por el desarrollo de los canales de recogidas del local o de entrega a domicilio.

Con el levantamiento de las restricciones de movilidad esta estrategia perderá peso, pero su negocio tradicional de consumo en el restaurante recuperará el ritmo previo a la pandemia. Todo ello permite pensar en un claro repunte de las ventas en los próximos trimestres, aunque todavía lejos de compensar los daños sufridos durante la crisis sanitaria. Algo que llevará cierto tiempo ante los nuevos retos a los que se enfrenta el sector de la hostelería.

De momento, el grupo de restauración sigue apostando por la reducción de costes y la mejora de los márgenes con el fin de mantener un alto nivel de eficacia y solvencia. La deuda neta se ha reducido así un 11,5% en los primeros seis meses hasta los 541 millones de euros, con una posición de caja de algo más de 180 millones de euros.

Esta buena posición financiera, sustentada además por las ayudas al sector, permitirá a Amrest mantener el crecimiento con la apertura de nuevos locales. Los expertos técnicos, sin embargo, se mantienen muy cautos con el valor y aconsejan no tomar nuevas posiciones mientras no confirma una nueva fase ascendente con la ruptura al alza de los 7,2 euros por acción.

Artículos relacionados