ANÁLISIS

El Gobierno trata de com­prar el voto joven pero se tro­pieza con el precio de la elec­tri­cidad

Ni Sánchez ni Casado despegan

El pre­si­dente hace guiños a los sin­di­catos ago­biado por los mu­chos frentes abiertos

Sánchez y Casado.
Sánchez y Casado.

Pedro Sánchez lucha contra los son­deos. Los de las úl­timas horas vuelven a ra­ti­ficar que el Partido Popular y VOX, o lo­gran la ma­yoría ab­so­luta como prevé Gad3 o la aca­ri­cian, según el úl­timo sondeo de ElectoPanel que se hace pú­blico este lu­nes. La coa­li­ción de de­re­chas se que­daría a dos es­caños de la ma­yo­ría, con­tando con los dipu­tados de Navarra Suma. El pre­si­dente del Gobierno se muestra in­capaz ante los elec­tores de su­perar el cú­mulo de pro­blemas que viene afron­tando desde que lle­gara a La Moncloa en 2018. Pero Pablo Casado no me­jora mu­cho.

Solo la enumeración de los problemas a los que se enfrenta Sánchez produce pánico: la mala gestión de la crisis de la pandemia criticada por el Tribunal Constitucional, las malas relaciones con Estados Unidos, las tensiones con Marruecos y Argelia, la debilidad del crecimiento económico, la constante tensión con sus socios de gobierno, la deuda pública fuera de control, el déficit público desbocado, una inflación por las nubes que amenaza a los más desfavorecidos o el descontrol de los precios de la luz.

Y además no son los únicos. Lo grave es que el conjunto de todos ellos le ha llevado a practicar una política de desequilibrio institucional y entre Comunidades Autónomas por el que tiene que apoyarse para seguir en el Gobierno en quienes amenazan con independizarse de España o rechazan el entramado Constitucional vigente aprobado durante la Transición.

Solo el recitado de los problemas genera pánico. Con ese enunciado lo sorprendente es que Sánchez no se haya hundido todavía más y Pablo Casado no haya despegado en los sondeos. Algo no hace bien la oposición. Iván Redondo, el otrora todo poderoso primer fontanero de Moncloa y ahora sutil crítico de la gestión del Presidente, ha señalado en su reciente entrevista con Susana Griso en Antena3, tres pronósticos para la vida política nacional muy relevantes.

El despegue de Yolanda Diaz

El primero fue que Pedro Sánchez está acabado, es el pasado. En segundo lugar apuntaba que su posible sucesora es la actual vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que contaría con el 40 % de los votos de los menores de 45 años donde hay unos 10 millones de votos. El tercer aspecto destacado de las previsiones de Redondo es que Pablo Casado, para ganar las elecciones, tiene que olvidarse de ejercer como presidente de su partido y convencerse de que es el líder de la oposición y ejercer como tal.

Los tres aludidos parecen haber tomado buena nota de las palabras de Iván Redondo. El primero de ellos, aunque eludió despectivamente referirse a él en la intrascendente entrevista que concedió a La Sexta la pasada semana, ha sido el presidente del Gobierno. La parte sustancial de las medidas que viene anunciando desde hace dos semanas están destinadas a cortar el avance que puede conseguir Yolanda Díaz tanto entre los jóvenes como entre los trabajadores.

Así, los anuncios más importantes realizados por Pedro Sánchez en la última semana han ido destinados a los sectores de donde puede obtener más votos su vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Por lo que respecta al voto joven, Sánchez se lo quiere atraer con el anuncio del bono cultural para quienes cumplan los 18 años.

Guiño a los jóvenes

Unos días antes el presidente había anunciado la puesta en marcha de un bono joven de ayuda al alquiler, dotada con 250 euros al mes y una vigencia de dos años. De nuevo la podrán recibir los jóvenes de entre 18 y 35 años con rentas de trabajo e ingresos anuales inferiores a 23.725 euros brutos anuales. Igualmente, dirigido al posible votante de su vicepresidenta, está el anuncio realizado en la clausura del 40 Congreso Federal del PSOE de que definitivamente se eliminará la reforma laboral aprobada por el Partido Popular.

También Yolanda Díaz ha tomado buena nota de las reflexiones de Iván Redondo para quien la vicepresidenta segunda goza de un perfil muy fuerte que va más allá de lo que se entiende la izquierda tradicional vinculada con el Partido Comunista de la que ella es militante. Yolanda trata de consolidarse con un movimiento político transversal amplio que no va solo a la izquierda del PSOE, sino también pensando en los votos de los socialistas.

Yolanda sabe de su peso entre los electores jóvenes. En las últimas elecciones generales del 2019 había casi doce millones y medio de electores entre la población de entre 20 y 44 años. A Díaz le suena tan bien el pronóstico de que puede llegar a ser la primera presidenta del Gobierno de España, que incluso ha decidido en las últimas semanas el traslado de su familia a Madrid.

Falta por saber cómo actuará a partir de ahora Pablo Casado para hacerse con el liderazgo indiscutible de la oposición, como le ha recomendado Iván Redondo. En este sentido van los recientes acuerdos para renovar los órganos constitucionales, salvo el Consejo General del Poder Judicial, como son el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional y la Agencia de Protección de Datos, que se renovarán previsiblemente la semana del 25 de octubre.

Casado sigue teniendo un problema grande para constituir equipos dentro de su propio partido. Ha trasladado la imagen, en la que le ayuda bastante la antipatía que transmite el secretario general del PP, Teodoro García Egea, de que no quiere que nadie le haga sombra. Uno no sabe muy bien quien fija la línea económica, energética, de política exterior o de política de vivienda en el Partido Popular, por solo citar algunas de las grandes áreas.

Quizás por ello y, pese a las enormes deficiencias en la gestión del Gobierno que ha demostrado Pedro Sánchez con constantes cesiones a los partidos anti constitucionalistas y separatistas que sostienen el Gobierno, Casado ha logrado solo una exigua ventaja.

En el sondeo que da a conocer en abierto ElectoPanel este lunes Casado obtendría el 28,1 % de los votos y 118 escaños. Con casi dos puntos menos, el 26,2 % y 102 escaños, se situaría, Pedro Sánchez. Casado lograría formar Gobierno con el apoyo de los demás partidos de centro y centro derecha. Vox conseguiría el 16,7 % y 55 escaños. Navarra Suma obtendría un 0,4 % de los votos y dos escaños. Con uno se quedarían Ciudadanos, Foro Asturias y Coalición Canaria.

Artículos relacionados