La nueva hoja de ruta se in­tegra en el pro­ceso de trans­for­ma­ción in­dus­trial de la ener­gé­tica

Repsol apuesta por el hidrógeno verde con una inversión de 2.549 millones hasta 2030

Reclama al Gobierno in­cen­tivos y un marco es­table y fa­vo­rable que ase­guren los pro­yectos in­ten­sivos

Sede de Repsol
Sede de Repsol

Repsol in­ver­tirá 2.549 mi­llones de euros hasta 2030 en pro­yectos de hi­dró­geno re­no­vable y li­derar así el mer­cado de este tipo de energía en España. El plan de la pe­tro­lera es lo­grar 552 me­ga­va­tios en 2025 y al­canzar los 1.900 me­ga­va­tios en 2030. El desa­rrollo del hi­dró­geno verde es in­de­pen­diente de los 20.000 me­ga­va­tios eó­licos y fo­to­vol­taicos que la pe­tro­lera se ha pro­puesto tener ins­ta­lados en este mismo pe­riodo.

La compañía que preside Antonio Brufau ha presentado la nueva estrategia que se ha marcado para esta década del hidrógeno renovable, al que se considera como uno de los pilares en los objetivos de descarbonización del grupo petrolero, con el fin de alcanzar las cero emisiones en 2050.

No tiene nada que ver con el negocio renovable de Repsol sino con el proceso de transformación industrial y economía circular que la sociedad multienergética se ha propuesto. Por tanto, la división del hidrógeno pertenece como tal a la división industrial del holding pero no forma parte del área de energías renovables.

Una pequeña parte, en cambio, de los nuevos proyectos que se van a ejecutar a corto y medio plazo se integran dentro del plan estratégico 2021-2025, con una inversión global de 19.300 millones de euros. La inversión más relevante del hidrógeno puede que se produzca a partir de 2025, por lo que la compañía lo que ha hecho es poner una cifra global, sin especificar cantidades por periodos de años.

Socios financieros

De todos los proyectos que se pondrán en marcha, algunos serán financiados directamente por Repsol y otros no se descarta que se integren otros socios financieros. Según reconoció el director de Hidrógeno, Tomás Manglano, los instrumentos financieros no están cerrados y están abiertos a diferentes opciones.

Por ejemplo, su objetivo es optar a los fondos que vengan de la UE y los que el Gobierno español ponga en marcha. Dentro de este contexto, Repsol y EDP acaban de formalizar una alianza para promover conjuntamente la producción de hidrógeno renovable en la Península Ibérica.

La hoja de ruta del hidrógeno publicada por el Ministerio para la Transición Ecológica en octubre de 2020 establece 4.000 megavatios de capacidad instalada en 2030. Una potencia que el Ejecutivo financiará su desarrollo con 1.550 millones de euros procedentes de los fondos Next Generation hasta 2024.

Marco jurídico estable

Repsol destaca que, para alcanzar dichos objetivos de 4.000 megavatios instalados en 2030, será necesaria además de los incentivos públicos, la colaboración público-privada, que permita poner en marcha grandes proyectos industriales en toda la cadena de valor del hidrógeno renovable. La petrolera pide además un marco jurídico estable y favorable para el desarrollo de las iniciativas intensivas de capital.

Esta apuesta por el hidrógeno se produce pocos días después de que Repsol revisara al alza sus previsiones de generación de energía renovable para 2030. La petrolera aumentará hasta 20.000 megavatios la capacidad de generación, unos 7.300 megavatios más de los que contempla el plan estratégico 2021-2025 e incrementará la inversión en 1.000 millones, con lo que eleva la misma hasta 19.300 millones de euros.

El grupo utilizará distintas tecnologías de producción de hidrógeno renovable entre las que destacan la electrolisis, la producción a partir de biogás y la fotoelectrocatálisis, tecnología que la compañía está desarrollando junto con Enagás. La nueva hoja de ruta que ha presentado el director de Hidrógeno, Tomás Malango, tiene por objetivo liderar el mercado de la Península Ibérica y situarse como tercer productor de Europa.

El proceso de transformación industrial y de economía circular llevará a la compañía a ubicar plantas de electrolizadores en el entorno de todos sus complejos industriales. En septiembre pasado, Repsol anunció la instalación del primer electrolizador en la refinería de Petronor, en Bilbao. Tendrá una capacidad de 2,5 MW y entrará en funcionamiento en el segundo semestre de 2022.

En las refinerías de Cartagena y Tarragona, se instalarán electrolizadores de 100 MW. La compañía construirá además un electrolizador de 10 MW junto a Enagás y el Ente Vasco de la Energía (EVE) para abastecer a la planta de combustibles sintéticos que se instalará en el puerto de Bilbao.

Artículos relacionados