BOLSA

Ence saca a la venta su cartera renovable

El alto nivel de deuda que man­tiene de su ne­gocio de ener­gías re­no­va­bles sería una de las ra­zones prin­ci­pales que ha­brían lle­vado a Ence a abrir un pro­ceso or­di­nario para eva­luar po­si­bles ofertas por su car­tera de pro­yectos fo­to­vol­taicos de 373 MW. Dicha car­tera está for­mada por cinco pro­yectos ubi­cados en zonas con los ín­dices más altos de irra­dia­ción solar en España.

Todos ellos cuentan ya con los permisos de conexión a la red y localizaciones aseguradas, y se espera completar su tramitación administrativa en los próximos trimestres. El proceso se encuentra en una fase preliminar de recepción de ofertas no vinculantes y no se ha iniciado todavía ninguna negociación con posibles inversores interesados.

El grupo, ente tanto, sigue agotando todas las vías para que se reconozca la validez a la prórroga de la concesión de su fábrica de Pontevedra anulada por la Audiencia Nacional el pasado mes de julio. Eso le ha obligado a provisionar cerca de 200 millones de euros para hacer frente al posible desmantelamiento y la suspensión de contratos.

Esta cifra supondrá un fuerte impacto en sus cuentas del grupo si no lo evita finalmente el Tribunal Supremo. Ence ha cerrado el primer semestre con unas pérdidas de casi 195 millones de euros, pese a retomar la senda del beneficio en abril y junio gracias a la recuperación de los precios de la celulosa.

En este período ha llegado a ganar 12 millones de euros frente a las pérdidas de 13 millones en el segundo trimestre del año pasado con sus dos principales actividades, la celulosa y la energía, otra vez en positivo. Con todo, le queda un largo camino para ir mitigando sus altos niveles de apalancamiento, de ahí la necesidad de ir vendiendo activos.

Su cotización en el mercado se encuentra inmersa en una profunda tendencia bajista que se ha comido casi todo el rebote experimentado con el anuncia de la llegada de las vacunas a finales de 2020. En este sentido, los analistas técnicos creen que ya habría llegado a una sólida zona de soporte sobre las inmediaciones de los 2 euros por acción.

Eso hace que la ecuación riesgo rentabilidad sea óptima en la actualidad, con todos los parámetros técnicos apuntando a un probable rebote con vía libre hacia la cota de los 3,5 euros, lo que permitiría al valor recuperar la totalidad de la caída de más del 30% que acumula este año en Bolsa.

Artículos relacionados