Contribuirá a una mayor in­te­gra­ción y di­ver­si­fi­ca­ción del área in­dus­trial de la ener­gé­tica

Repsol ratifica con Lisboa la inversión de 657 millones para ampliar el complejo de Sines

La in­ver­sión será la mayor de ca­rácter in­dus­trial de los úl­timos 10 años en Portugal

Brufau e Imaz con el primer ministro luso.
Brufau e Imaz con el primer ministro luso, Antonio Costa.

El pre­si­dente de Repsol, Antonio Brufau, y el con­se­jero de­le­gado, Josu Jon Imaz. han ra­ti­fi­cado este miér­coles en Portugal con el Gobierno de Lisboa la firma del con­trato de am­plia­ción del com­plejo de Sines. El acto es­tuvo pre­si­dido por el primer mi­nistro luso, Antonio Costa, en pre­sencia del mi­nistro de Estado, Economía y Transición Digital, Pedro Siza Vieira. Repsol in­ver­tirá 657 mi­llones de euros en la am­plia­ción del com­plejo, si­tuado en la costa por­tu­guesa. Es una de las prin­ci­pales in­ver­siones de la ener­gé­tica y el mayor de ca­rácter in­dus­trial de Portugal.

Considerado por el ejecutivo luso como una iniciativa de Potencial Interés Nacional (PIN), una calificación reservada para las inversiones que suponen una contribución significativa a la economía del país, el proyecto contará con incentivos fiscales a la inversión de hasta 63 millones de euros.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha afirmado que “la industria y la tecnología son dos palancas esenciales para la competitividad y la economía de un país”. Además, ha destacado que “la iniciativa privada y las políticas públicas deben combinarse de la mejor forma posible para afrontar una transición energética exitosa, que permita generar actividad económica y, al mismo tiempo, reducir las emisiones”.

Repsol ha sido uno de los mayores inversores en Portugal en los últimos años, lo que ha permitido consolidar su posición en un país donde emplea directamente a 1.300 personas, cuenta con 150.000 clientes diarios y una cuota de mercado que, en algunos negocios, supera el 20%.

La ampliación del Complejo de Sines constituirá la mayor inversión industrial realizada en Portugal en los últimos 10 años. Repsol construirá una planta de polietileno lineal (PEL) y otra de polipropileno (PP), con una capacidad de 300.000 toneladas anuales cada una. Las tecnologías de ambas plantas, que garantizan la máxima eficiencia energética, son líderes en el mercado y las primeras de su tipo que se instalarán en la Península Ibérica.

Los nuevos materiales producidos serán 100% reciclables, al igual que el resto de las poliolefinas de Repsol, y podrán utilizarse para aplicaciones de elevada especialización y alineadas con la transición energética en la industria farmacéutica, automotriz y alimentaria.

Las instalaciones estarán operativas en 2025 y consolidarán al Complejo Industrial de Sines como uno de los más avanzados de Europa por su flexibilidad, elevado grado de integración y competitividad.

Durante la fase de construcción, se prevé la generación de una media de 550 empleos, con un máximo de más de 1.000 personas. Una vez en marcha, el aumento neto de personal será de unos 75 puestos directos y unos 300 indirectos. Todos ellos de personal altamente cualificado, demostrando una vez más el compromiso de Repsol por la atracción y retención del talento allí donde está presente, así como la generación de empleo de alta calidad.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha destacado que “esta inversión demuestra el compromiso de Repsol con su complejo industrial en Portugal y con la generación de riqueza y empleo de calidad en el país”. “El Complejo Industrial de Sines se va a convertir en un referente europeo y los materiales avanzados que producirá tendrán un papel importante en la descarbonización de la sociedad”, ha añadido.

Situado en una localización privilegiada, este centro industrial contará además con nuevas instalaciones logísticas, incorporando la posibilidad de uso del ferrocarril. Así, se optimizará la conexión con el mercado europeo y se reducirá la huella de carbono del transporte de los productos.

La inversión aumentará las sinergias del área industrial de la compañía, que ya funciona con un elevado grado de integración logística y comercial, y una operación conjunta altamente eficiente y flexible. Además, contribuye a que Repsol avance en su objetivo de tener una petroquímica más integrada y diversificada, con productos de mayor valor añadido.

Artículos relacionados