Pierde su so­porte clave tras unas cuentas buenas que no frenan la co­rrec­ción

Solaria, icono de la burbuja renovable, augura emociones muy fuertes en bolsa

Se ha pro­du­cido una enorme ac­ti­vidad es­pe­cu­la­tiva en sep­tiem­bre, que con­ti­nuará.

Solaria, en otros tiempos mejores.
Solaria, en otros tiempos mejores.

Hay va­lores que, por más que estén en horas bajas en bolsa, tienen la ca­pa­cidad de man­tener el in­terés de los bol­sis­tas. Que su luz siga en­cen­dida en el par­quet tiene que ver con el re­cuerdo de épocas nada le­janas en las que lle­naron la car­tera de los in­ver­so­res. Uno de esos va­lores es Solaria, el valor que arrancó el año des­tro­zando todos los re­gis­tros por en­cima de los 30 euros y que ahora ve como se le es­capa el gran so­porte de los 15 eu­ros.

Después de una tremenda batalla entre alcistas y bajistas en las últimas semanas, estos últimos parecen llevarse el gato al agua... al menos a corto plazo. Al recibimiento positivo inicial del mercado a los resultados del primer semestre publicados el miércoles le siguió una potente corrección el jueves. El mercado hizo una segunda lectura no tan positiva de las cuentas, y sobre todo, de hasta qué punto puede cumplir Solaria sus muy agresivas expectativas de crecimiento en el actual entorno.

Ese entorno marcado por el puñetazo en la mesa del Gobierno para abaratar la factura de la luz que S&P señala como gran lastre para los intereses de las empresas de renovables. Es el mismo entorno que también este jueves provocó una gran caída de Audax -del 13% tras presentar resultados-, por el impacto de las medidas en las comercializadoras de electricidad. Todo eso se ha trasladado también a Solaria, que ejerce de algo así como indicador adelantado de lo que puede pasar en el sector.

Con un enorme aparato especulativo que se traduce en fuertes intercambios de títulos, la acción de Solaria se debate en una zona que los bolsistas consideran como capital. "En los 15 euros, se paró en mayo la gran corrección desde máximos históricos. La historia se volvió a repetir en junio y ahora, en este tramo final del tercer trimestre, Solaria se aleja bastante de nuevo. Es una prueba de fuego", señala un analista del sector.

A Solaria no le van las medias tintas. O el mercado da un valor estratosférico (la valoración del grupo ha llegado a alcanzar los 3.000 millones de euros) a sus ambiciosos y no siempre realistas proyecciones de facturación y beneficio, o la castiga de manera inmisericorde y rebaja su valor de mercado a 1.700 millones. La realidad es que Solaria se ha convertido en una auténtica bomba de relojería en bolsa. Una artefacto que, para lo bueno y para lo malo, genera pasiones de muy alto voltaje.

Burbuja renovables

Tras la fuerte caída del 5% de este jueves, la acción del icono de la burbuja renovable en España acumula una caída que ya supera el 40%. Nadie pierde más en el Ibex 35 en lo que va de año, con los expertos a vueltas con unos resultados del primer semestre buenos en líneas generales -el beneficio crece un 60% y los ingresos un 73%- pero que eliminan algunas grandes incertidumbres en el valor por su elevada exposición al mercado español.

Solaria tiene en España la mayoría de sus activos de generación renovable, razón por la que Bankinter acaba de rebajar su precio objetivo desde los 18 euros a los 16,1 euros por acción, en cualquier caso claramente por encima de la cotización. Mucho más optimistas son los analistas de Citi, que ven el valor en los 21,60 euros por acción. Es decir, de vuelta a los niveles más altos desde marzo, pero lejos de los máximos de este año.

Hay unanimidad en el mercado en que vienen muchas emociones fuertes. A la división de opiniones creciente entre los analistas -antes de los resultados Goldman bajó el precio objetivo a 19 euros por el riesgo de ejecución de su ambicioso plan de negocio- se suma la presión de los bajistas, que no paran de moverse en valor y que suman -los más grandes- cerca del 4% del capital. Un porcentaje descomunal que pone mucha presión a Solaria.

"Creo que lo que está pasando en Solaria es extrapolable a todos los valores del sector. Hay una enorme incertidumbre regulatoria y aunque teóricamente algunas cotizaciones están en precios atractivos, nadie se atreve a dar el primer paso todavía. Vienen semanas de mucha volatilidad por delante y Solaria es el mejor exponente, por tamaño y liquidez", señalan en una gran gestora nacional.

Artículos relacionados