BOLSA

Telefónica, ante la pelota caliente de los derechos de emisión del fútbol

Sin ló­gica al­guna, los foros bur­sá­tiles es­pe­culan con el ele­vado coste de la re­no­va­ción

Movistar
Movistar

La pró­xima subasta de los de­re­chos de fútbol de la Liga de Fútbol Profesional es­pañola para los tres pró­ximos años tiene ate­na­zada la co­ti­za­ción de Telefónica. La subasta pre­vista para fi­nales de año está desatando una fuerte ru­mo­ro­logía en torno al va­lor. En los men­ti­deros bur­sá­tiles se es­pe­cula sin mucho sen­tido ni ló­gica con la po­si­bi­lidad de que la ope­ra­dora pueda perder la ex­clu­si­vidad de estos de­re­chos, lo que po­dría re­ducir su Ebitda en España.

En principio, lo único cierto es que la teleco lleva años mostrando su inquietud por el elevado coste de los derechos del fútbol, en constante crecimiento, lo que muchos, sin embargo, consideran una mera postura negociadora de la operadora española. Un malestar acrecentado por la decisión de la CNMC de obligarla a compartir con la competencia los derechos de emisión al menos hasta 2023.

Su objetivo por tanto pasa por rebajar los precios para adecuarlos a los tiempos actuales. Pero de ahí a pensar que Telefónica tenga intención olvidarse del fútbol hay un mundo. Conviene recordar que la operados domina el mercado de las telecomunicaciones en España en buena medida gracias a los contenidos.

La pérdida de esta exclusividad podría llevar a una convergencia del ARPU, ingresos medios al mes, reduciéndolos desde unos 90 euros hasta cerca de los 60 euros del resto del sector, según los expertos. Este escenario supondría además una importante pérdida de cuota de mercado y mayores presiones en los ingresos mayoristas.

Los expertos calculan que, en el peor de los casos, la teleco podría ver recortado hasta en un 45%, unos 2.000 millones de euros, de su Ebitda en España. Y el ahorro de costes, señalan además los analistas, no sería suficiente para compensar esta reducción. La solución estaría en negociar con éxito un precio a la baja más sostenible, siempre y cuando no aparezcan plataformas como Amazon dispuestas a romper el mercado.

En este sentido, la Liga de Fútbol Profesional estaría considerando renovar el diseño de la subasta y analizando diversos escenarios para abrir el abanico. Entre ellos estaría la posibilidad de dejar de vender los derechos en exclusiva y desagregarlos, con el fin de facilitar el acceso a múltiples compradores, o bien ampliar la duración de la licencia de tres a cinco años o crear una plataforma propia.

Aunque a día de hoy parece impensable que Telefónica vaya a desvincularse del fútbol mientras esté en su mano, el mercado prefiere optar por ponerse la venda antes de recibir la pedrada. La cotización de la operadora ha caído cerca de un 4% en el mes de septiembre, buscando acomodo sobre la referencia de los 4 euros.

Con todo, mantiene una rentabilidad de más del 30% anual, así como el apoyo de gran parte de los analistas. Entre ellos destaca Merrill Lynch con un precio objetivo de 5,4 euros por acción. Una recomendación basada en los esfuerzos de racionalización de la cartera, la reducción de la deuda y las expectativas de un repunte de los ingresos en España conforme se vaya avanzando en la recuperación económica.

Artículos relacionados