Manda la pre­cau­ción tras las subidas de estas tres pri­meras se­manas de enero

Los analistas apuestan por la banca en bolsa, pero no sin cierta cautela

Los pre­cios ob­je­tivos de las firmas ofrecen un po­ten­cial al­cista a medio plazo

Bancos en la Bolsa
Bancos en la Bolsa

Las grandes firmas in­ter­na­cio­nales de aná­lisis han ajus­tado sus va­lo­ra­ciones sobre la banca es­pañola antes de que, este jue­ves, se de el pis­to­le­tazo de sa­lida a una nueva tem­po­rada de re­sul­tados que en tér­minos mé­dicos será de "prónostico re­ser­va­do". Es de­cir, que no se puede pre­decir to­tal­mente la evo­lu­ción del pa­ciente porque hay riesgo de que surjan com­pli­ca­ciones -ya se verá de qué ca­li­bre- por el ca­mino de este ejer­cicio de 2021.

Por si acaso, las grandes firmas están haciendo un ejercicio de prudencia en estos días previos al comienzo de la temporada. ¿Son más pesimistas que cuando empezó el año? En absoluto. De hecho, en algunos casos están ajustando al alza las valoraciones de algunos de los pesos pesados de la banca española. Pero, en conjunto, de sus expectativas se desprende que los inversores no deberían pensar en otro rally como el de casi el 50% de noviembre.

De momento, toca engullir las cuentas del último trimestre del año pasado. Serán evidentemente mejores que las de los períodos inmediatamente anteriores, pero seguirán bajo los efectos de los tipos de interés cero. En algunos casos, las entidades se ponen la venda antes de la herida por si acaso, y como en el caso del gigante estadounidense Morgan Stanley, tiran de cautela a la espera de ver las cuentas definitivas del sector.

Morgan Stanley deja casi en nada el potencial alcista de Sabadell y Unicaja, ve a Bankinter por debajo de su actual precio en bolsa -lo valora en 4,70 euros- y sólo da opción a subidas de doble dígito a BBVA. La razón es que el banco que preside Carlos Torres se ha quedado totalmente descolgado del primer minirally del año de la banca. De momento, los inversores están relegando en sus carteras al segundo banco español por capitalización bursátil.

De hecho, la subida media de alrededor del 3% de la banca en 2021 -ha llegado a ser mucho mayor, pero en cualquiera de los casos supera claramente la media del mercado, con avances cercanos al doble dígito en los casos de Bankinter o Sabadell- condiciona el recorrido de la banca en bolsa a corto y medio plazo. Los analistas creen que las expectativas para el sector son ahora mejores, pero las fuertes subidas desde el pasado mes de noviembre se han comido buena parte de su potencial alcista.

A la espera del impacto de la tercera ola del Covid-19, hay razones para la esperanza. Las expectativas de un crecimiento económico más potente si funcionan las vacunas contra el virus y de un aumento de la inflación han impulsado al alza los precios de los bonos, sobre todo en Estados Unidos. Y la banca se ha beneficiado. La cuestión ahora es cuánto de esta mejora potencial está recogida ya en las cotizaciones de las entidades financieras.

Los analistas de dos bancos europeos, Barclays y Société Générale (SG), también han ajustado al alza sus valoraciones. Pero lo han hecho con moderación. El mayor espaldarazo lo recibe CaixaBank, a quien SG sube la recomendación a comprar con un precio objetivo mejorado de 2,75 euros, un 30% por encima del precio de mercado. Barclays ve el precio un poco más abajo, en los 2,60 euros pero aún así con un gran recorrido por delante.

Pero del resto de entidades analizadas por Barclays, sólo Santander (relanzado por una mejora de sus negocio en Estados Unidos) podría avanzar a ritmo de doble dígito. En este caso, BBVA apenas tendría potencial alcista mientras que Bankinter, de nuevo, se quedaría muy por debajo de sus actuales niveles en bolsa. Esta última entidad es en la que más se están curando en salud los expertos ante la temporada de resultados.

En el otro lado de la balanza, Santander también sale bien parado de la última mejora de recomendación de HSBC, que eleva el precio objetivo a 3,4 euros. Es decir, que podría subir desde ahora alrededor de un 25%. Son las excepciones de doble dígito a una oleada de ajustes a los precios objetivos de la banca de la que se deduce que lo peor ha pasado. Pero también que ganar dinero en el sector en el parqué será más exigente en 2021 y obligará a ser mucho más selectivo.

Artículos relacionados