Monitor de Consumo Bancario

Los es­tragos de la ter­cera ola del Coronavirus han obli­gado a pro­longar la pro­tec­ción

Nueva moratoria hipotecaria en ciernes

Aproximadamente 600.000 per­sonas se han be­ne­fi­ciado hasta el mo­mento de la sus­pen­sión

Hipotecas
Hipotecas

El Coronavirus campa a sus an­chas en España, que se de­bate entre ga­ran­tizar la se­gu­ridad sa­ni­taria y evitar que la ac­ti­vidad pro­duc­tiva se con­vierta en un pá­ramo. La va­cu­na­ción apenas ha co­men­zado y una arra­sa­dora ola ví­rica, la ter­cera, llena las UCIs de los hos­pi­ta­les. En esta di­fícil te­si­tura, al Gobierno no le ha que­dado otra op­ción que re­im­ple­mentar las me­didas que per­miten que las fa­mi­lias puedan aco­gerse a una pró­rroga en el pago de sus deudas hi­po­te­ca­rias.

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos, confirmó el pasado lunes 18 que "en breve" se reactivará el sistema de moratorias en el pago de hipotecas y créditos. El acceso a las prórrogas requerirá la acreditación de haberse quedado en situación de desempleo o sufrir una drástica reducción de ingresos como consecuencia de la pandemia.

El esquema preliminar de la inciativa es, por tanto, muy parecido al que ya se implantó durante la primera ola de la enfermedad: entonces, la petición de moratorias se extendió primero a julio, ampliándose después a septiembre. En esta ocasión, el plazo anunciado para solicitarlas termina el 31 de marzo.

Europa rema en la misma dirección

La moratoria hipotecaria que ha funcionado hasta ahora consiste en un 'balón de oxígeno' para los usuarios de préstamos por vivienda, a quienes permite pagar tan sólo una fracción de las cuotas durante un mínimo de un trimestre. Calviño, inicialmente, no estaba por la labor de precipitar un regreso de esta medida, pero las presiones de Unidas Podemos (partido presente en el Ejecutivo) y las facilidades concedidas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus cifras en Inglés), han sido clave para vencer la resistencia de la vicepresidenta.

De hecho, Calviño ha destacado que la decisión ha sido tomada "en línea con el marco europeo", refiriéndose a la flexibilidad de la política de la EBA en este ámbito. El pasado diciembre, este organismo decidió extender a marzo el permiso a la banca nacional de no provisionar las moratorias, es decir, que no tendrán que clasificar inmediatamente como morosos los préstamos en moratoria.

De hecho, el plazo de caducidad que la EBA ha puesto a esta 'manga ancha' financiera es también el 31 de marzo. Cabe destacar que la iniciativa incluye también un paquete de salvaguardias para casos de aumentos incontrolados en el balance de pérdidas no reconocidas de los bancos.

Artículos relacionados