BOLSA

Amper mantiene su apuesta por las compras

Los planes de Amper para los pró­ximos cuatro años pa­recen haber con­ven­cido al mer­cado. El grupo es­pera al­canzar una fac­tu­ra­ción de 700 mi­llones de euros con un re­sul­tado ope­ra­tivo (Ebitda) de 100 mi­llones de eu­ros, según re­coge su re­ciente Plan Estratégico 2021-2024. De este im­porten un 60% es­tará apor­tado por el cre­ci­miento or­gá­nico y un 40% inor­gá­nico. Eso su­pone que la com­pañía bus­cará man­tener la es­tra­tegia de ad­qui­si­ciones desa­rro­llada en los úl­timos años.

Para impulsar este crecimiento la compañía prevé elevar su deuda bruta desde los actuales 60 millones de euros hasta los 110 millones con el fin de realizar las inversiones necesarias por un importe estimado de unos 150 millones de euros. Este apalancamiento, tranquiliza la compañía, tendrá en cuenta el límite de tres veces el Ebitda establecido en el plan, en cada uno de los ejercicios del mismo.

Respecto al crecimiento inorgánico, el grupo ha asegurado que se producirá de manera racional y centrado, sobre todo, en el negocio tecnológico. Para tiene puesto el foco en compañías con penetración en despliegue de fibra y pasivos tanto en Latinoamérica como en Europa, así como en empresas de tamaño reducido punteras en el campo de Internet de las Cosas (IoT), especialmente en industria inteligente.

En la división de industria, las adquisiciones de Amper estarán relacionadas con parques eólicos y servicios industriales, mientras que en la de ingeniería estarán anexionadas a puertos y transporte, preferentemente de ámbito anglosajón.

De momento, para este ejercicio, Amper estima alcanzar una cifra de ventas de 262 millones de euros con unas estimaciones de crecimiento orgánico de los negocios de entre el 10% y el 15%, motivado por su propia progresión y la reorganización funcional del conjunto de sociedades y actividades del grupo.

Una cifra justificada por el retraso en las facturaciones de 2020 de unos 50 millones de euros provocadas provocado por la pandemia, parte de los cuales se ejecutarán y facturarán a lo largo de este ejercicio.

Amper tiene previsto alcanzar así un Ebitda de 24 millones de euros y un 9% de margen de Ebitda respecto a las ventas, debido al propio incremento de la facturación y a una optimización de los gastos operativos de más de cuatro millones de euros como consecuencia de las fusiones de sociedades y la reorganización funcional de las actividades.

El anuncio de estos planes ha impulsado los avances de Amper en Bolsa hasta cerca de un 12% en el acumulado del año. Esto le permite retomar la tendencia alcista de los últimos ejercicios tras la interrupción sufrida por la pandemia. Sin embargo, todavía le queda un largo recorrido para dar por buena esta fase de recuperación.

Artículos relacionados