El lastre se de­riva de las pro­vi­siones ex­tras y el sa­nea­miento de fondos de co­mercio

La banca lima en un 50% las pérdidas acumuladas en 2020

Las en­ti­dades menos sig­ni­fi­ca­tivas y fi­liales ex­tran­jeras pa­lian los nú­meros rojos

Resultados bancarios.
Resultados bancarios.

Justo en vís­peras de que se inicie la ronda de pre­sen­ta­ciones de los re­sul­tados anua­les, el Banco de España ha arro­jado un men­saje de op­ti­mismo sobre cómo se habrá ce­rrado el ejer­cicio de 2020 por parte del con­junto de la banca es­pañola. Entre el se­gundo tri­mestre y el ter­cero del pa­sado año, las pér­didas se ha­brían re­du­cido en casi un 50%, hasta los 4.739 mi­llones de eu­ros. Una señal po­si­tiva a un mer­cado bur­sátil como el es­pañol que lan­gui­dece por la des­con­fianza po­lí­tica.

Las millonarias provisiones por el coronavirus y los saneamientos de los fondos de comercio por parte de los dos mayores bancos han pesado durante un ejercicio muy complejo.

Las cuentas anuales de cada uno de los bancos, que se comenzarán a conocer desde este jueves hasta primeros de febrero, podrán confirmar cómo ha discurrido el ejercicio de 2020 para la banca en España. Las previsiones no son muy optimistas, pero menos negativas de lo que cabía suponer a mitad de 2020.

Al cierre del pasado mes de junio, el resultado conjunto de los bancos que operan en España arrojaba unas pérdidas de 10.222 millones de euros. Sin embargo, el tercer trimestre ha permitido que el sector haya reducido esos números rojos en un 49,6%, hasta 4.739 millones de euros, según las últimas estadísticas del Banco de España.

Esas pérdidas acumuladas se justifican por las altas provisiones y los saneamientos de los fondos de comercio realizados por los dos mayores bancos, Santander y BBVA. De hecho, los deterioros y provisiones hasta el cierre del tercer trimestre ascendían hasta los 35.066 millones de euros, frente a los ingresos netos anteriores a deterioros, provisiones e impuestos (35.804 millones de euros).

El resultado de las doce entidades significativas es el que más pesa en los números rojos de la banca española. Al cierre del tercer trimestre, las pérdidas hasta septiembre, y a la espera de los datos de cierre de ejercicio, ascendían hasta los 5.958 millones de euros, aunque muy por debajo de los 10.222 millones negativos contabilizados en el primer semestre del pasado ejercicio.

Algunos expertos descartan que la fuerte reducción de las pérdidas en el tercer trimestre se haya podido mantener en el tramo final del pasado ejercicio, ya que el repunte de los contagios por el coronavirus y las diferentes restricciones han podido afectar a las cuentas de los bancos durante el cuarto trimestre por una menor actividad.

En positivo las demás

En contraposición a las 12 entidades más significativas para el Banco de España, los otros bancos menos significativos, entre los que se incluye al Instituto de Crédito Oficial (ICO) y las filiales y sucursales de bancos extranjeros que operan en el mercado español, son los que contribuyen a paliar en parte las pérdidas del conjunto del sector.

En concreto, esas 144 entidades (cuatro menos respecto al tercer trimestre de 2019, sobre todo por la disminución de las sucursales de los bancos extranjeros presentes en España) alcanzaron un beneficio de 1.219 millones de euros, algo por debajo de los 1.659 millones contabilizados en el tercer trimestre de 2019.

Según las estadísticas supervisoras del Banco de España, la rentabilidad de la banca española habría mejorado, aunque aún en negativo, hasta el 2,51% al cierre del tercer trimestre frente al 7,46% por debajo de cero que registraban al cierre del primer semestre del año.

En contraposición, la banca que opera en España ha logrado mejoras tanto en solvencia, con un capital total del 16,52%, como en una reducción a mínimos de la morosidad hasta el 2,92%, el nivel más bajo desde que en el segundo trimestre de 2015 se comenzaran a publicar estas series temporales.

Artículos relacionados