Monitor del Seguro

En 2020, las pér­didas por estos eventos ase­gu­rados su­maron 68.300 mi­llones

Filomena y otras catástrofes naturales

El co­vi­d-19 y el cambio cli­má­tico su­ponen una prueba de re­si­liencia mun­dial

Nevada en Madrid
Nevada en Madrid

Poco a poco las ca­lles vuelven a la nor­ma­li­dad, y de­bajo de la nieve y el hielo que ha traído Filomena van apa­re­ciendo los si­nies­tros, esos de los que se ocupa el sector ase­gu­rador pro­du­cidos en los ho­ga­res, en los vehícu­los, en los edi­fi­cios… como con­se­cuencia de las fil­tra­ciones por el des­hielo, los des­pren­di­mientos de te­ja­dos, la caída de ár­bo­les, alu­des, los daños en tu­be­rías, los ac­ci­dentes en des­pla­za­mien­tos…

En definitiva, el sector se enfrenta a una avalancha de reclamaciones que requerirán indemnizaciones y reparaciones.

Pero para que el seguro atienda todas estas incidencias los ciudadanos y las empresas tienen que tener en cuenta varias cosas. Es el momento de los consejos y el asesoramiento. Willis Towers Watson resume los puntos clave de las coberturas de seguros por el temporal de nieve. El primer paso es revisar el contrato del seguro, verificar que los bienes dañados están cubiertos y en qué condiciones para confirmar que los efectos de Filomena tienen cobertura y se encuentran asegurados dentro de la póliza.

Tampoco estaría de más que se documenten las evidencias de los daños sufridos mediante fotografías y vídeos para la posterior visita del perito. Recuerdan también que los daños se pueden considerar directos e indirectos y que los mismos pueden estar incluidos o no, dependiendo de si la redacción de la póliza es la adecuada.

Y otra reflexión interesante: existen exclusiones generales en los condicionados que pueden limitar o derogar la cobertura. Las más habituales, según explican los expertos de Willis Towers Watson, indican que se cubrirán los daños “siempre que no sean producto del mantenimiento inadecuado de las instalaciones” o excluyen causas como las temperaturas extremas, variación de temperaturas o, directamente, las heladas. Además, hay aseguradoras que excluyen la cobertura si el siniestro es calificado por el poder público como “catástrofe nacional” o “calamidad nacional”.

De momento, se trata de un evento histórico, que no de un riesgo extraordinario, por lo tanto no los indemniza el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Y en cualquier caso, el sector asegurador deberá atender a estos siniestros independiente de la declaración o no de zona catastrófica, salvo que la póliza del seguro contenga la mencionada exclusión.

Dicho esto, y aunque los costes y pérdidas serán probablemente severas, Filomena no es ni mucho menos la única catástrofe natural a la que se ha enfrentado el seguro en los últimos tiempos. Tormentas, inundaciones, huracanes, incendios… En total, el Instituto Instituto Swiss Re calcula en 68.300 millones de euros las pérdidas por catástrofes aseguradas en todo el mundo en 2020, las quintas más cuantiosas desde 1970. El sector cubrió el 45% de las pérdidas económicas mundiales el pasado ejercicio, por encima de la media de los últimos 10 años (37%).

Según se explica en el informe, “estas pérdidas fueron provocadas por un número récord de fuertes tormentas e incendios forestales en EE.UU. Estos y otros incidentes por riesgos secundarios en todo el mundo representaron el 70% de los 62.600 millones de euros de pérdidas aseguradas por catástrofes naturales. Conviene recordar que la industria considera dos tipos de eventos como riesgos secundarios: acontecimientos independientes de alta frecuencia y de baja a media gravedad (en relación con las pérdidas resultantes de los peligros primarios); y acontecimientos que se producen como efectos secundarios de los peligros primarios, como un tsunami tras un terremoto.

Para finalizar, una advertencia: "Al igual que el COVID-19, el cambio climático supondrá una enorme prueba de resiliencia mundial. Ni las pandemias ni el cambio climático son riesgos de cisne negro. Pero si bien el COVID-19 tiene una fecha de caducidad, el cambio climático no la tiene, y si no se logra 'reverdecer' la recuperación económica mundial ahora, aumentarán los costes para la sociedad en el futuro", alerta Jerome Jean Haegeli, principal economista del Grupo Swiss Re.

Artículos relacionados