BOLSA

Los analistas consideran que el Santander está ante un nuevo impulso

Los apoyos fi­nan­cieros del BCE ayu­darán a li­mitar el cre­ci­miento de la mo­ro­sidad

Ana Botín con José Antonio Álvarez, Santander.
Ana Botín con José Antonio Álvarez, Santander.

El sector fi­nan­ciero confía en que el apoyo ma­sivo de los go­biernos y los bancos cen­trales en la crisis de la pan­demia puedan pro­pi­ciar un cre­ci­miento de la mo­ro­sidad in­fe­rior al te­mido en un prin­ci­pio. De este modo, las fuertes pro­vi­siones do­tadas en 2020 fa­ci­li­tarán el re­greso de la banca a los ni­veles de be­ne­fi­cios pre­vios a la pan­demia en un plazo no su­pe­rior a los dos años.

Entre los bancos que antes alcanzarán este objetivo se encuentra el Santander. Según Carlos Pérez Parada, director general de Inversiones y Productos de Singular Bank, este escenario permite pensar en una recuperación de la cotización de la entidad cántabra hasta cotas previas a la crisis, en torno a los 4 euros por acción, a medio plazo.

Este objetivo se podría alcanzar incluso antes si se confirma la vuelta a normalidad económica, así como la línea de recuperación mostrada a partir del verano por el banco. Al cierre del tercer trimestre, el Santander obtuvo un beneficio de 3.658 millones de euros, un 33% por debajo de un año antes, con una morosidad del 3,15%.

El incipiente repunte de la rentabilidad de los bonos en el inicio de este año será otro factor positivo añadido a corto plazo a tener en cuenta.

El devenir del Santander, sin embargo, no está exento de riesgos. Entre los principales, destaca Carlos Pérez, se encuentra la posibilidad de que la recuperación de la economía se retrasara por un agravamiento de la pandemia o un efecto limitado de las vacunas. A ello se suma, la gran volatilidad del sector, lo cual implica una fuerte exposición a caídas importantes en caso de una corrección de corto plazo del mercado.

En el peor de los casos no parece que los recortes vayan a ir más allá de los 2,4 euros. Los expertos técnicos de Singular Bank apuntan a un proceso de consolidación del valor a corto plazo en una banda entre esa cota y los 2,86 euros por acción. Todo ello dentro de un proceso alcista a medio plazo con un objetivo potencial en la banda de los 3,4 y los 4 euros.

Teniendo en cuenta que los títulos del Santander cotizan en estos días en la parte alta de la banda de consolidación, la firma de inversión aconseja acentuar la vigilancia sobre el valor. La superación de los 2,86 abriría las puertas a un nuevo tramo alcista significativo.

Artículos relacionados