BOLSA

Sacyr resiste la presión bajista

El paso atrás pre­visto en el ritmo de cre­ci­miento de Sacyr en el 2020 de­bido a las fuertes pro­vi­siones de 85 mi­llones de euros rea­li­zadas por el laudo del Canal de Panamá, no le im­pe­dirá ce­rrar un ejer­cicio ra­zo­na­ble­mente bueno.

Todo apunta a que el negocio concesional mantendrá una positiva evolución, impulsando su cifra de negocio y su Ebitda en un momento muy complejo.

Eso, recuerdan las analistas, pone de manifiesto el acierto de la estrategia de la multinacional española desarrollada en los últimos tiempos, simplificando su estructura corporativa y focalizándose en la actividad concesional con bajo riesgo a la demanda. En los nueve primeros meses del pasado año, la división de concesiones, que representa más del 60% de su negocio, aumentó un 12% su Ebitda.

Eso no quita que los operadores se muestren preocupados por el descenso experimentado en su cartera de ingresos futuros debido a las desinversiones acometidas y a la ralentización generalizada de las licitaciones en todo el mundo como consecuencia de la pandemia.

También preocupa la deuda que ha pasado de algo más de 4.,300 millones a rozar los 4.800 millones, aunque sea achacable a la actividad inversora de la compañía en nuevos proyectos. En este sentido, consideran que la compañía debería profundizar en su estrategia de rotación de activo maduros como la realizada con la Autopista Guadalmedina para no seguir aumento su apalancamiento.

Este factor explicaría por qué Sacyr -que siempre ha denunciado la actividad especulativa de algún accionista incómodo- es una de las cotizadas españolas con mayores posiciones cortas en este comienzo de ejercicio. Los bajistas, liderados por el fondo estadounidense Citadel Europe, controlan cerca algo más del 3,3% del capital. De momento, su cotización se mantiene ligeramente por encima de los 2 euros, cerca de la parte alta de la tendencia lateral que viene manteniendo el valor desde 2017.

Artículos relacionados