La aso­cia­ción había li­mi­tado sus fun­ciones his­tó­ricas a cues­tiones téc­nicas de ta­rifas

El Gobierno rompe el 'lobby eléctrico' tras sacar de la tarifa el coste de las renovables

Naturgy, con in­tereses ga­sís­ti­cos, aban­dona Aelec al no sen­tirse res­pal­dada por Iberdrola y Endesa

Aelec.
Aelec.

Naturgy ha de­ci­dido aban­donar la aso­cia­ción eléc­trica Aelec (antigua Unesa) por dis­cre­pan­cias con el resto de sus so­cios en la forma en cómo todas las em­presas -Iberdrola, Endesa EDP España y Viesgo- guar­daban si­lencio por la crea­ción, por el Gobierno de Pedro Sánchez, de un fondo común fi­nan­ciado por todas las em­presa ener­gé­ti­cas, no solo las eléc­tri­cas, para afrontar los costes de las re­no­va­bles cons­truidas en el pa­sado. La eléc­trica y ga­sista, a la vez, se con­si­dera per­ju­di­cada y en­tiende que no se ha te­nido en cuenta su doble con­di­ción por lo que ha de­ci­dido mar­charse.

El respaldo unánime que las eléctricas han dado al anteproyecto de Ley del Gobierno para la creación del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) por el que se busca repartir los costes asociados al régimen retributivo de las renovables, cogeneración y residuos, y que asciende a 7.000 millones, ha sido el gran detonante. Naturgy, presidida por Francisco Reynés, se mostró totalmente en contra al considerar que Aslec no ha defendido su postura ni sus intereses.

Los sectores petroleros y gasista estaban totalmente en contra de la medida y acusaban al Gobierno de trasladar los errores cometidos en el pasado a empresas que no habían tenido nada que ver con tales inversiones.

Eléctricas, petroleras y gasistas en el mismo saco

Y es que, esta partida será cubierta a partir de ahora por las comercializadoras energéticas, bien sean eléctricas, gasistas o petroleras. Una medida que fuentes del sector petrolero y gasista califican de “injusta”. Las eléctricas, en cambio, aseguran que “se trata de poner las cosas en su sitio”.

El Ministerio para la Transición Ecológica argumenta que la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), como lo han denominado, pretende sacar literalmente del recibo de la luz el pago de las renovables y bajar así la tarifa. En definitiva, lo que busca es recortar un 13% la factura y hacer que dicho coste lo asuman las comercializadoras de los diferentes sectores. En una palabra, tal como sostienen Iberdrola y Endesa, que se repartan los costes entre todas las energéticas aunque vaya totalmente contra el sector petrolero y las empresas de gas.

El trasvase de las partidas de la factura de la luz a las energéticas será gradual hasta 2025. Comenzará el primer año con una aportación de 954 millones hasta asumir unos 4.765 millones de euros en 2025. El sector petrolero aportará el 43,7% (unos 2.085 millones de euros), el eléctrico el 31,5% (unos 1.500 millones) y el gasista el 24,8% (unos 1.181 millones de euros).

Naturgy se siente perjudicada

Naturgy, según sus argumentos, se siente perjudicada con la decisión del Gobierno de repartir los costes de las renovables entre todos los sectores energéticos. La empresa que preside Francisco Reynés argumenta que tendrá que contribuir al fondo por partida doble, ya que es el principal operador gasista del país y además es la tercera empresa eléctrica.

Desde la compañía no han querido hacer ningún comentario al respecto aunque, según ha trascendido, entienden que en la patronal ha primado la opinión eléctrica y, en cambio, no se ha tenido en cuenta la situación de Naturgy. Cuando la medida fue aprobada en Consejo de Ministros, Aelec dijo textualmente: “el equilibrio económico-financiero es fundamental en el sector eléctrico para ofrecer confianza al inversor y hacer los proyectos viables”.

Algunas fuentes reconocen que la asociación eléctrica ha defendido con énfasis la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, máxime cuando Aelec ha invitado a Repsol y Cepsa a entrar en la asociación, ya que son parte activa en la descarbonización y, en sus estrategias a futuro, han entrado a competir en el negocio de las energías renovables.

Aelec, funciones técnicas y no patronales

La antigua Unesa ha dejado de tener representación laboral y patronal que ejerció durante años cuando el mercado eléctrico estaba totalmente regulado y no se había liberalizado. Debido a la competencia feroz que actualmente existe entre las empresas comercializadoras, Aelec ha perdido parte de sus cometidos y se ha configurado como un foro técnico y con escasas atribuciones como lobbysta.

Ahora, en Aelec cada empresa tiene sus intereses particulares y ante el Gobierno no actúa de lobby sino de forma independiente. Tal y como está repartido el negocio eléctrico, es mucho más difícil consensuar posturas entre las grandes empresas, es decir, entre Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP España y Viesgo.

De acuerdo a algunas fuentes, en la decisión de Reynés de salir de Aelec ha pesado mucho el hecho de que la patronal haya aplaudido abiertamente el anteproyecto del Gobierno pero también se ha tenido en cuenta su aparente escaso poder como lobysta.

Artículos relacionados