Endesa recibe declaración de impacto ambiental para una segunda fotovoltaica en Fregenal de la Sierra

Sede de Endesa en Madrid.
Sede de Endesa en Madrid.

Endesa ha recibido la Declaración de Impacto Ambiental para la construcción de la planta fotovoltaica Ardila, que se ubicará en el término municipal de Fregenal de la Sierra y que tendrá unos 50 MW de potencia instalada.

Este nuevo parque fotovoltaico de Ardila, en el que Endesa tiene previsto invertir 36 millones de euros, contará con unos 128.000 paneles fotovoltaicos de 390 wat pico de potencia, es decir, la potencia que produce cada panel cuando recibe radiación solar.

Para hacer posible su funcionamiento, Endesa, a través de Enel Green Power España, construirá ocho centros de transformación eléctrica y una red subterránea de cableado de aproximadamente 10 kilómetros que facilitarán la evacuación de la energía generada a la subestación Beturia.

Así, el municipio de Fregenal de la Sierra se convertirá a partir del próximo año en un "punto verde" de Extremadura, ya que Endesa está tramitando tres proyectos fotovoltaicos más en la localidad. Además de Ardila, Endesa está tramitando las plantas de Nertóbriga, Apicio y Beturia, esta última recibió la Declaración de Impacto Ambiental el pasado mes de diciembre, para una inversión total de 144 millones de euros, informa en nota de prensa la compañía eléctrica.

La construcción de esta capacidad renovable responde a la estrategia de Endesa de descarbonizar completamente su "mix" de generación en 2050, un proceso para el que, según su Plan Estratégico 2019-2022, se ha marcado el hito de alcanzar 10,2 GW de capacidad instalada renovable en 2022.

Artículos relacionados