BOLSA

Grifols, objetivos primarios

Resulta pa­ra­dó­jico que tras su­perar sin de­ma­siados pro­blemas el primer golpe de la Covid 19 en marzo, las ac­ciones de Grifols hayan en­trado des­pués en una es­piral ba­jista que está ame­na­zando sus peores ni­veles de 2018. Como em­presa líder en la fa­bri­ca­ción de plasma, uno de los re­me­dios más pro­me­te­dores contra la pan­de­mia, el la­bo­ra­torio pa­recía ser uno de los va­lores lla­mados a li­derar la lista de ga­nan­cias en la bolsa es­pañola.

El mercado, por el contrario, está castigando duramente al valor que ha pasado a ser uno de los peores del sector biofarmacéutico. La caída de sus resultados del 24% al cierre del primer semestre reflejan un mayor impacto de lo previsto de la enfermedad como consecuencia de las medidas adoptadas que habrían afectado al volumen de plasma obtenido.

Para contrarrestar esta amenaza, el grupo ha tomado la decisión de potenciar otras de sus áreas de negocio que en estos momentos difíciles han mostrado ser un importante baluarte para mantener la cifra de negocios. Dentro de esta estrategia se enmarca la reciente decisión del grupo de comprar el 55% fuera de su control de la biofarmacéutica Alkahest. Por algo más de 124 millones de euros, al cambio actual. Libre de deuda y sin necesidad de financiación complementaria.

La operación, que podría cerrarse a comienzos del próximo año si todo va conforme lo previsto, le dará el control total de la empresa estadounidense dedicada a las enfermedades neurodegenerativas con sede en Silicon Valley, California sumado al 45% del capital Alkahest adquirido en marzo de 2015.

De este modo, refuerza su estrategia de complementar su actual gama de tratamientos con proteínas plasmáticas y productos de diagnóstico para tratar y diagnosticar enfermedades graves. Alkahest cuenta en la actualidad con cuatro candidatos en seis ensayos clínicos de fase II, que incluyen productos para trastornos neurodegenerativos, deterioro cognitivo, enfermedades neuromusculares y oftálmicas.

Noticia que ha permitido a Grifols tomarse un respiro tras el desplome de las últimas semanas. En lo que va de trimestre cede cerca de un 20%, lo cual ha elevado su caída anual por encima del 30%. El objetivo ahora es recuperar y consolidar cuanto antes la cota de los 22 euros para conformar un suelo firme desde donde iniciar el rebote. De no ser así, corre el riesgo de deslizarse hacia los 21 euros como mal menor. Situación que aconseja ser muy prudentes a la hora de invertir en el valor.

Artículos relacionados