BOLSA

Repsol, mejora de rentabilidad

Muchos ana­listas se mues­tran rea­cios a la es­tra­tegia de las com­pañías de re­com­prar ac­ciones y amor­ti­zarlas para me­jorar la ren­ta­bi­li­dad. Para ellos, este tipo de ope­ra­ciones de­nota en la ma­yoría de las oca­siones una falta de ideas a la hora uti­lizar los re­cursos para afrontar in­ver­siones que ge­neren va­lor.

Sin embargo, es un recurso cada vez más empleado por las cotizadas españolas ante la fuerte sacudida de los mercados financieros.

La última en poner en marcha un nuevo programa de recompra ha sido Repsol con una vigencia hasta el 18 de diciembre de no cumplir antes sus objetivos de compra fijados o de concurrir cualquier otra circunstancia que aconseje suspenderlo.

La intención de la petrolera es reducir el capital social mediante amortización de acciones propias y, en consecuencia, coadyuvar a la retribución del accionista de Repsol mediante el incremento del beneficio por acción.

El número máximo de acciones e inversión máxima a adquirir será de 23,6 millones de acciones, equivalente al 1,45% del capital social, mientras que la inversión máxima ascenderá a 227,2 millones de euros.

Según Infobolsa, la rentabilidad por dividendo de Repsol se eleva hasta el 14% tras los últimos ajustes sufridos por su cotización. En lo que va de año su capitalización ha caído un 50% para situarse por debajo de los 11.000 millones de euros, lastrado por los desplomes del precio del crudo.

Estos ajustes junto con la medida de amortizar acciones, apuntan los expertos, no hacen más que mejorar el atractivo de la compañía a largo plazo. Aunque también es cierto, reconocen, que podría utilizar más recursos para potenciar su giro hacia la energía limpia para garantizarse un futuro más prometedor.

De momento, más allá de rebotes puntuales, su perfil técnico sigue siendo bajista con una alta probabilidad de que vuelva a poner pronto en juego la crítica referencia de los 6 euros por acción. Mucho tiene que mejorar la situación para que el valor vuelva a los niveles de principios de año. Incluso a pesar del apoyo de las grandes firmas de análisis que en su ligera mayoría decantan su consejo por comprar o sobreponderar.

Artículos relacionados