LA SEMANA BURSÁTIL

La concentración bancaria no basta

El es­pec­ta­cular boom al­cista del sector fi­nan­ciero al salir a la luz las ne­go­cia­ciones entre Caixabank y Bankia para su fu­sión no im­pidió una nueva sa­cu­dida ven­de­dora. En un am­biente muy vo­lá­til, el Ibex 35 volvió a perder los 7.000 puntos y afronta la recta final del curso con una caída anual su­pe­rior al 25%.

Y eso sin eliminar el riesgo de una recaída hacia mínimos del ejercicio en caso de no recuperar lo antes posible esa sicológica referencia. Cuestión complicada con varios de los grandes valores españoles castigados por la posibilidad de su salida del Eurostoxx 50.

Ni siquiera el inicio del proceso de concentración bancario, un secreto a voces en el mercado ante las fuertes presiones del BCE y del Banco de España como fórmula de supervivencia, ha logrado contener la tensión general. Lo único positivo es que la inmediata reacción alza de los bancos pone de manifiesto no solo la necesidad urgente de concentración del sector, sino también la importante infravaloración a la que se ha visto sometido las entidades financieras en los últimos meses.

Este nuevo escenario podría provocar en las próximas semanas, según los analistas, una posible rotación de dinero. Los inversores estarían empezando a deshacer posiciones en los valores más alcistas en el año para buscar ahora el potencial de revalorización de nuevos sectores, con la banca en el punto de mira.

Los recientes ajustes en Wall Street y la mayor fortaleza del dólar tras los últimos indicadores, especialmente de empleo, podría facilitar, además, la llegada de dinero fresco foráneo hacia el mercado español. De confirmarse esta concatenación de circunstancias podría esperarse un rebote del selectivo hacia la parte alta del actual canal lateral. Es decir, hasta cerca de los 8.000 puntos.

Para ello, explican, haría falta además otra serie de catalizadores entre los que destacarían los posibles avances en las vacunas o una mayor contención del coronavirus en el mundo. Factores con los que de momento no se puede ser muy optimista.

Calendario semanal de Bolsa

La reunión del Banco Central Europeo, prevista para el próximo jueves, condicionará la evolución de las bolsas europeas a lo largo de la próxima semana. Aunque no se esperan cambios en su actual política monetaria de tipos gratis, los inversores si confían en conocer nuevas medidas de estímulo al estilo de las recientemente anunciadas por la Reserva Federal después de flexibilizar su visión sobre la inflación.

Entre tanto, hoy lunes será festivo en Wall Street por la celebración del Día del Trabajo, lo cual dejará a los inversores sin una de sus principales referencias. El único dato importante de este día será la producción industrial de Alemania. El consenso del mercado espera un crecimiento del 5,4%, a un ritmo más lento del 8,9% registrado el mes anterior.

Para la sesión del martes, desde Asia llegarán el PIB y la balanza comercial de Japón. En Alemania destaca la balanza comercial correspondiente al mes de julio y el dato empleo y PIB en la Zona Euro. En Estados Unidos se dará a conocer el crédito al consumo en Estados Unidos.

El miércoles, los inversores deberán estar pendientes del IPC y la balanza comercial de China, así como del IPC y de la producción industrial en España. Pocas referencias relevantes.

La agenda financiera internacional del jueves vendrá mucho más cargada de citas importantes. Además de la reunión del BCE, habrá que prestar mucha atención a los datos que llegarán desde Estados Unidos entre los que destacan los inventarios al por mayor, los precios de producción industrial y las habituales peticiones semanales de desempleo que cobran especial importancia dentro de la vorágine provocada por el coronavirus y tras la caída de la tasa de paro norteamericana hasta el 8,4% en agosto.

La semana bursátil se cerrará el viernes con los indicadores de inflación en Alemania, de PIB y producción industrial en el Reino Unido y el IPC de Estados Unidos.

Artículos relacionados