Monitor de Latinoamérica

El FMI y la Unctad prevén una sa­lida de la crisis par­cial y de­sigual en Latam

La plena recuperación de México se hará esperar unos años

La eco­nomía no re­co­brará los ni­veles de 2018 hasta 2023-24, según los ex­pertos

López Obrador, pte de México.
López Obrador, pte de México.

La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica del prin­cipal mer­cado en Latam para la in­ver­sión es­pañola, México, tar­dará más de lo pre­visto. Los ex­pertos de BBVA juzgan que el país no se res­ta­ble­cerá por com­pleto del im­pacto del COVID-19 y la con­trac­ción del 0,3% en el PIB de 2019 hasta 2023 o 2024, dado que la re­cu­pe­ra­ción que inicia es “muy len­ta”. Un in­quie­tante au­gurio que llega cuando la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) dice que México será el gran afec­tado en su eco­nomía por el virus en 2020-21.

Según el economista jefe de BBVA México, Carlos Serrano, “lo fundamental es cuándo la economía alcanzará los niveles que tenía antes de la pandemia y previos a 2019. Creemos que la economía no recobrará el nivel de 2018 hasta 2023 o 2024”, indicó, para recordar que tras la leve recesión de 2019, México acusará una fuerte caída del PIB en 2020 debido al impacto del virus, un descalabro que el FMI sitúa en el 9% y el Gobierno mexicano, en el 8%.

Más pesimista es la Unctad, para la que el país cerrará 2020 como el más golpeado en economía por el virus en Latam, apenas superado por Argentina y Perú (que progresarían más que México en 2021), con una caída del 10%, debido al desplome en exportación y turismo y a la falta de incentivos fiscales.

México registró su primera recesión desde 2009 (-5,3%) durante el primer ejercicio de mandato de AMLO, aunque venía creciendo a ritmo demasiado lento en los últimos años, de entre el 2,2% y 2,3%, lejos de las tasas de entre el 2,8% y el 3,7% registradas entre 2011 y 2016. Los expertos preveían un avance del 2% para el país antes de la llegada de la pandemia.

Para BBVA, se trata de una “contracción sin precedentes” que ha golpeado a todos, notablemente a las pymes, aunque los segmentos más eficientes y digitales “hallarán oportunidades para salir fortalecidos tras ser superada la contingencia sanitaria”. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador prevé para 2021 un crecimiento del 4,6%, cifra que los analistas ven muy optimista: BBVA la sitúa en el 3,7% y la Unctad, en el 3%. El secretario de Hacienda mexicano, Herrera Gutiérrez, ha admitido que, “mientras se siga conviviendo con el COVID-19, la economía va a estar operando por debajo de su potencial”.

La situación exige paciencia a las empresas españolas en un mercado en el que están presentes ya más de 7.000 compañías, con un stock acumulado de IED próximo a 70.000 millones desde 1999. Y hacia el que casi 13.500 firmas españolas exportan anualmente por un montante de más de 3.500 millones.

Paciencia para las empresas españolas

Las firmas españolas, tanto grandes como cada vez más pymes, operan en México en todos los rubros, notablemente en infraestructuras, energía, turismo, finanzas, agroalimentario y telecos. Muy activas son BBVA-Bancomer (la mayor institución financiera del país), Iberdrola, FCC, Acciona, Santander, Telefónica, Naturgy, ACS, Sacyr, OHL, Meliá, NH, Inditex, Repsol, Iberia, Siemens-Gamesa, Agbar, Barceló, Indra, Ríu, Gestamp, Caixa-Inbursa, Mapfre y Grifols,

España se ha consolidado como el segundo inversor foráneo en México, donde representó en 2019 el 12,1% de la IED, con más de 4.000 millones de dólares, según la Secretaría mexicana de Economía. España se sitúa por detrás de EEUU (36,8% de la IED) y por delante de Canadá (9,7%), Alemania (9,2%) e Italia (4,5%) y su inversión contribuye a la generación de un millón de empleos. México captó el año pasado 32.921 millones en IED, el 4,2% más que en 2018.

Según Unctad, Latam tendrá una caída del 6,7% este año, con hundimiento de la IED y de las remesas, mientras que FMI (que ultima una actualización de sus previsiones a mitad de octubre) y OCDE otean un desplome del 9%. El Fondo, que ha otorgado ya 90.000 millones en financiación urgente a 80 países, incluidos 20 de Latam, acaba de indicar que algunos países tardarán años en volver a crecer tras una crisis por el virus que dura más de lo esperado. “En Latam la recuperación será parcial y desigual” y a algunos países les llevará años volver a crecer y requerirán asistencia multilateral, según el ente. Según el FMI, países como Ecuador, Argentina, Bolivia, Perú y México se han visto muy afectados económicamente, mientras otros como Costa Rica y Uruguay “han campeado el temporal bastante bien desde el ángulo económico”.

Las economías de Latam son las más afectadas en el mundo por la pandemia, con cerca de 8,8 millones de casos de coronavirus y más de 314.000 muertes. Mientras la OCDE pronostica que la renta per cápita en Latam podría retroceder a niveles de 2009, con unos “efectos socioeconómicos de la pandemia en la región sin precedentes” y la OIT señala que el virus ha destruido 149 millones de empleos en Latam este año, la calificadora Fitch Ratings asegura que las compañías latinoamericanas a las que evalúa tendrán un descenso de ingresos de 204.000 millones en 2020. Según Fitch, los ingresos de las firmas en la región cayeron el 50% en el segundo trimestre.

Artículos relacionados