El go­bierno vasco fija 2022 como el año para volver a los ni­veles pre­vios a la pan­demia

La recuperación de la economía vasca tiene un precio: 13.250 millones en cuatro años

Urkullu pre­tende re­cu­perar 135.000 em­pleos per­didos du­rante la crisis

Íñigo Urkullu, PNV.
Íñigo Urkullu, PNV.

La re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía vasca, como el apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado, tiene un pre­cio. Al menos el mar­cado por el lehen­da­kari Iñigo Urkullu y su go­bierno: 13.250 mi­llones de eu­ros. Una im­por­tante cifra (inicialmente fueron diez mil) que forma parte del plan que pondrá en marcha el eje­cu­tivo au­to­nó­mico para los pró­ximos 4 años e in­cen­tivar la crea­ción de 135.000 puestos de tra­bajo. Lo que es lo mismo, re­cu­perar los em­pleos per­didos du­rante la ac­tual crisis eco­nó­mica de­ri­vada de la pan­de­mia.

‘Plan para la Reconstrucción Económica y Social de Euskadi’ este es el nombre que recibirá este nuevo proyecto que será aprobado este martes 29 de septiembre y que contará con la implicación del resto de instituciones de la geografía vasca: las tres diputaciones forales, así como los ayuntamientos.

Pero no queda solo ahí la participación en pro de recuperar la economía vasca. En palabras del líder del ejecutivo se requerirá la implicación de todos los agentes económicos y sociales, incluyendo sindicatos, empresarios y cámaras de comercio. Una colaboración público-privada para volver a los niveles económicos previos a la pandemia; algo que no llegará hasta el 2022 tal y como apuntan las previsiones que manejan en este sentido.

Es por eso que nace este programa que esperan sea definido este mismo mes de octubre. Eso sí, para ello sería importante avanzar el cierre de importantes acuerdos de la Comisión Mixta del Concierto o del Consejo Vasco de Finanzas, además de contar con un escenario claro en relación a los Fondos europeos Next Generation. Una nueva herramienta de recuperación a nivel de la UE para el periodo comprendido entre 2021-2024.

“Sobre esta base y con las aportaciones recibidas aprobaremos este programa”, explicó Iñigo Urkullu en la presentación del Plan para la Reconstrucción Económica y Social de Euskadi que será coordinado desde Lehendakaritza de forma conjunta entre los departamentos de Empleo y Trabajo, así como los de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del ente vasco.

¿Cómo acabará este 2020 en términos económicos?

Sin duda es un año que todos, en mayor o menor medida, queremos dejar atrás. Si ya nos centramos en el aspecto económico, y más concretamente en el caso de la realidad vasca por ejemplo sus responsables prevén una caída de su PIB por encima del 10% y una recuperación cercana al 9% durante el próximo 2021.

En lo que se refiere a datos de empleo, a 31 de diciembre de 2020 lo más probable es que la tasa de paro en Euskadi supere el 11% del total de población activa. Para ser más concretos, la destrucción de puestos de trabajo en el País Vasco se cuantifica en unas 30.000 personas en las tres provincias vascas.

Por tanto, lograr el crecimiento y la generación de nuevas oportunidades de empleo es una, por no decir la principal, de las prioridades en las que se basa la puesta en marcha de este ambicioso proyecto económico. Un fin que se une a la apuesta, por parte del Gobierno Vasco, de confiar en un ecosistema económico competitivo, abierto al exterior e innovador según sus propias palabras. Eso sí, sin dejar de lado la economía productiva real, así como las necesidades que surjan en cada momento puntual.

Mientras eso llega, se da luz verde a este ambicioso programa de recuperación económica y se avanzan los primeros pasos de esta importante inversión de 10.000 millones de euros, desde el Gobierno Vasco siguen con otros proyectos en la misma línea de apoyo al tejido empresarial vasco. Uno de ellos es la respuesta financiera para PYMES y autónomos emprendida para atender las necesidades de liquidez y financiación de circulante de estos empresarios y emprendedores durante seis meses

Artículos relacionados