La ju­di­cia­li­za­ción de pleitos ban­ca­rios mu­chas veces poco do­cu­men­tados añaden in­cer­ti­dumbre

La banca teme que las peores previsiones económicas del Gobierno lastren su situación

El mer­cado ig­nora los grandes sa­nea­mientos rea­li­zados por las en­ti­dades co­ti­zadas más cas­ti­gadas

Bolsa en caída.
Bolsa en caída.

El sector fi­nan­ciero es­pañol ha sido uno de los más cas­ti­gados entre todos los bancos eu­ro­peos en los mer­cados bur­sá­tiles pese a los in­gentes sa­nea­mientos que ha rea­li­zado la banca es­pañola en los úl­timos años. Los ana­listas del sector ad­vierten de que, junto a las malas pre­vi­siones eco­nó­micas del Gobierno, que en los pró­ximos días va a ac­tua­lizar para peor sus pre­vi­siones ini­ciales de re­ce­sión para este año, hay que añadir a la preo­cu­pa­ción ge­neral al­gunos pro­ce­di­mientos le­gales que afectan a los grandes bancos es­paño­les.

La nueva previsión de contracción de la economía entre el 10 y el 11 %, que tiene previsto anunciar esta semana el Ejecutivo cuando dé a conocer la nueva senda de estabilidad presupuestaria y el límite de gasto, no ayuda al sector. Sin apenas operaciones de crédito, con los tipos de interés a 0 y unas previsiones importantes de incremento de la mora para el próximo ejercicio, cuando desaparezca el enorme colchón que el ICO ha dado al sector.

Y lo refleja bien a las claras su comportamiento en la bolsa. Todos los bancos, con la excepción de Bankia, registran caídas de la cotización por encima del índice Ibex. Si este último se deja en lo que va de año un 30 %, solo Bankia tiene un mejor resultado gracias a la recuperación que ha experimentado en las últimas semanas. Aunque pese a esa mejora se deja un 25,30 % por debajo del cierre del año pasado.

El siguiente mejor comportamiento lo tiene CaixaBank, pero aun así está un 33,04 por debajo del inicio anual, Bankinter pierde el 39,76; BBVA se deja el 51,39, Santander el 58,46 % y Sabadell el 71,21. Panorama desolador al que no ayuda nada la agenda de comparecencias en los tribunales. Esta semana lo harán en la Audiencia Nacional nada menos que el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, por el conocido caso Popular y los máximos ejecutivos de CaixaBank por la compra del banco portugués BPI en un caso que se basa en una mera denuncia ante el titular del juzgado central de Instrucción número 5, José de la Mata.

De Guindos, por videoconferencia

El miércoles, coincidiendo con la declaración prevista del vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, por el caso Popular también lo hará el consejero delegado de la actual CaixaBank y que será el máximo ejecutivo de la nueva Caixa una vez que absorba Bankia.

Se trata de decidir sobre la acción, presentada por dos accionistas en 2016 y admitida a trámite en octubre de 2018, que investiga presuntos delitos societarios que habrían cometido los ejecutivos españoles en el caso de la compra del Banco Portugués BPI, entidad sobre el que la Caixa tiene un 84,5 % del capital desde la opa lanzada en el 2017.

Los accionistas consideran que la operación, después de una transacción a través de una permuta de acciones con el Bank of East Asia, habría tenido un sobre coste para la Caixa, de 687 millones, frente a los 14 estimados por la entidad.

Relevancia menor

Fuentes jurídicas conocedoras del caso interpretan que el hecho de que el juez solo haya solicitado en su providencia que el Banco de España le provea de “un inspector u otro especialista de nivel superior” como auxilio judicial evidencia que da al caso una relevancia menor.

Hay una cuestión que, sin embargo, puede enredar en la resolución del caso por las implicaciones políticas. Es el hecho de que la denuncia incluya el préstamo concedido por 400 millones de euros a Banco de Fomento de Angola, con objeto de que Isabel Dos Santos, hija de quien fuera el presidente de aquel país, que controlaba un 10 % de BPI, apoyara la compra de la entidad por CaixaBank.

La considerada por la revista Forbes la mujer más rica de África, está acusada formalmente por el fiscal general de Angola de blanqueo de dinero, tráfico de influencias y otros delitos económicos. Además, tiene congeladas sus cuentas en el país.

Ya el jueves 1 de octubre comparecerán los responsables del informe de KPMG Forensic aportado por CaixaBank. KPMG fue la entidad asesora de BPI en la compra del banco por CaixaBank y ha realizado una exculpación absoluta de los ejecutivos en la realización de la operación. Los argumentos que defenderá el perito de la acusación el viernes 2 de octubre, son los mismos que basaron los argumentos de la querella, que, según fuentes conocedoras del escrito, quedaron completamente rebatido en el informe forensic elaborado por KPMG.

Pese a haber solicitado el juez instructor al Banco de España solo “un inspector u otro especialista de nivel superior”, se considera que la argumentación del mismo será clave a la hora de decidir si abre juicio oral o lo cierra. La Fiscalía aportó hace dos años un informe favorable junto al auto de admisión de la denuncia.

Muestra de la importancia que se da desde CaixaBank al caso está el refuerzo jurídico que han decidido aportar incluyendo al exfiscal de la Audiencia Nacional, Javier Sánchez Junco, especialista en este tipo de casos. Como caso más mediático se recuerda su actuación como fiscal en el caso Banesto en la Audiencia Nacional.

No son los dos únicos casos que están pendientes de la Audiencia en los próximos días. La mayor expectación la levanta el caso del BBVA con el ex policía Villarejo, si bien el juez García Castellón sigue reuniendo cada día más información a la espera de fijar la apertura de juicio oral para el año que viene. Habrá que estar preparado para todo.

Artículos relacionados