El pre­si­dente de Bankia y el CEO Gonzalo Gortázar darán más de­ta­lles este viernes

Goirigolzarri asumirá la presidencia limitada del nuevo CaixaBank fusionado

El FROB tendrá un puesto en el nuevo con­sejo, con nueve in­de­pen­dientes y un ex­terno

Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

Tras cuatro horas de reunión de los res­pec­tivos con­sejos de ad­mi­nis­tra­ción, CaixaBank, como era de es­perar por su mayor ta­maño, to­mará las riendas del nuevo grupo y el pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, asu­mirá una pre­si­dencia con po­deres li­mi­tados (más de los deseados por el BCE) a de­ter­mi­nadas áreas, como Auditoría y Comunicación. El propio Goirigolzarri y el con­se­jero de­le­gado del nuevo grupo, Gonzalo Gortázar, ex­pli­carán este viernes los de­ta­lles desde la an­tigua sede del Banco de Valencia.

CaixaBank, propiedad en un 40% de Criteria, contará con dos consejeros por parte de la Fundación Bancaria La Caixa, mientras que el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), tendrá un miembro en el nuevo consejo de administración del grupo resultante de la fusión de Bankia.

Como ya se había presumido desde un primer momento, en dicho órgano de Gobierno también estarán dos consejeros ejecutivos, el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que tendrá todo el control sobre el día a día del grupo resultante.

Goirigolzarri será el presidente del banco resultante con algunas funciones ejecutivas limitadas, en las áreas de Auditoría, Secretaría y Comunicación, aunque queda por conocerse quiénes serán las personas de su confianza para estar al frente de cada una de ellas.

El resto del consejo de administración estará formado por nueve consejeros independientes y uno con la condición de externo (hasta el momento, el único en dicha categoría era Carlos Egea, el expresidente de BMN, tras renunciar a la condición de consejero ejecutivo al cerrarse la integración en Bankia).

Los respectivos consejos de administración de los dos bancos han aprobado la fusión para crear el mayor grupo en España por activos (más de 600.000 millones de euros) tras varias horas de reunión, aunque sin precisar mayores detalles sobre la composición de los órganos de gobierno o sobre el canje de la operación. Curiosamente, el nuevo banco es el resultado de la aglutinación de 18 antiguas cajas de ahorro, alguna como La Caixa de una rentabilidad envidiable y otras medio quebradas, como CajaMadrid y Bancaja, rescatadas con dinero público.

Hegemonía

Los detalles concretos sobre la operación de fusión se conocerán a primera hora de este viernes, o como muy tarde durante la comparecencia prevista del actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en un encuentro informativo previsto para el mediodía. Se ha informado que CaixaBanK hará una emisión de más de 4.250 millones para pagar al Estado (y los minoritarios) la compra parcial de su participación del 67% en Bankia.

La sede elegida para esa comparencia, presencial y virtual en las actuales circunstancias y con la premura con la que ha sido convocada, es la del antiguo Banco de Valencia, donde tiene su sede social desde hace unos años CaixaBank.

Lo más curioso es que Banco de Valencia formó parte de Bankia hasta el momento de su intervención en 2012 y que quedó en manos de CaixaBank por un precio simbólico posteriormente.

Entre algunas cuestiones inamovibles desde el primer momento, es que la sede social del banco resultante tendría su sede social en Valencia, a pesar de las peticiones de los soberanistas catalanes.

Artículos relacionados