La es­tra­tegia del go­bierno de Pedro Sánchez se tendrá que poner en sin­tonía con la UE

La recuperación económica vendrá impulsada por la digitalización

En los pró­ximos 5 años se in­ver­tirán 140.000 mi­llones en la transición tec­no­ló­gica en España

Digitalización
Digitalización

Recuperación eco­nó­mica, el reto mun­dial des­pués o al tiempo que la pan­de­mia. Las con­se­cuen­cias de la alarma sa­ni­taria no solo se han visto desde un plano de la salud de la po­bla­ción mun­dial, sino que ha traído con­sigo una fuerte crisis eco­nó­mica. Un te­rre­moto de nú­meros a todos los ni­veles y en todos los paí­ses, en mayor o menor me­dida, para el que se buscan sa­lidas lo antes po­si­ble. Unos es­ce­na­rios alen­ta­dores entre los que, en el te­rri­torio eu­ro­peo, se cuela la di­gi­ta­li­za­ción como la fuerza que re­cu­pe­rará las cuentas de re­sul­ta­dos.

Esta es la apuesta por la recuperación en la que confía el Gobierno central. Una estrategia a un futuro no tan lejano y que se incluye dentro de la hoja de ruta marcada por sus socios europeos para rescatar a la economía de la situación dramática en la que se encuentra.

Plan de digitalización futura

En palabras de los portavoes de Moncloa, la idea es invertir unos 140.000 millones de euros de aquí a cinco años para completar la llamada la transición tecnológica en España. De esta manera, se podrán sentar las bases de la ansiada y esperada recuperación económica. Una cuantía de los cuales cerca de 20.000 millones saldrán de las arcas públicas y 15.000 millones procederán del fondo de ayuda europeo. Unas aportaciones a las que también se unirá la fuerza de la empresa privada que se ha comprometido a colaborar con los 50.000 millones.

Una fuerte inyección presupuestaria para sufragar, entre otros objetivos, el lograr una conectividad total de toda la población, dar un empuje claro a la tecnología que ya no es tan futura (la 5G), convertir la Administración Pública en un ente digitalizado o mejorar tanto el sector educativo como el laboral y el industrial con la irrupción de nuevas habilidades digitales.

Es factible en este país

Esta apuesta por la “nube” deberá transformar el modelo productivo y lo haga más competitivo y eficaz para lo que vendrá a continuación. Y ya lo está haciendo, como recuerdan desde la Asociación Española de Economía Digital. En un estudio aseguran que la economía digital ya supone el 19% del PIB de España (siguiendo la buena estela de otros países como China o Estados Unidos) por lo que, aseguran estos expertos, es el momento idóneo para aprovecharnos de esta fuerza motriz.

Y es que el pasado estado de alarma ya puso sus miras sobre realidades como el ecommerce (comercio electrónico) o la nueva forma de ir a la oficina, el teletrabajo; de ahí que sea determinante esta prosperidad futura en términos de creación de empleo, PIB o competitividad como ya hacen otros países como Finlandia, Dinamarca o Suecia.

Naciones donde no solo se acelera con este potencial digital, sino que ya han fijado las bases en todo lo relativo al papel que juegan las infraestructuras, la seguridad, la innovación, el emprendimiento o la regulación fiscal de este nuevo panorama económico que es ya es un presente activo.

Telefónica y la digitalización

De la misma opinión es una de las mayores empresas de nuestro país. Telefónica ha elaborado un informe (Sociedad de la Información) donde alienta sobre la necesidad urgente de acelerar esta digitalización en España. Un apremio, más evidente si cabe, que ha quedado reflejado con las lecciones aprendidas con esta pandemia actual y que incidiría muy satisfactoriamente a todos los niveles, pero sobre todo en sectores muy golpeados por la crisis como es el caso de los autónomos, el turismo y los servicios.

En ambos casos, los responsables de estos informes no ocultan que habrá que sortear ciertos obstáculos durante el camino, como el hecho de que muchas pymes todavía están muy alejadas de lo que es y significa la transformación digital en cuestiones económicas y laborales. Sin embargo, a nivel doméstico no vamos por mal camino a tenor de los datos que sitúan a España como el primer lugar en cuanto a cobertura y clientes de fibra óptica en Europa.

Pese a todo, coinciden en que las previsiones son optimistas y adelantan un año las previsiones del ejecutivo de Pedro Sánchez. Consideran que en cuatro años podremos estar viendo parte de los resultados de esta apuesta en forma de un aumento de ingresos de las empresas por encima del 10% gracias a esta digitalización y a la reducción de otros costes más tradicionales. El tiempo dirá, si finalmente se cumple.

Artículos relacionados