La de­bi­lidad del mer­cado obliga a las com­pañías a de­fender la co­ti­za­ción

Las empresas ponen a tope la máquina de la autocartera

La compra o venta de ac­ciones pro­pias se desata en todos los sec­tores

Empresas
Empresas y autocartera.

Las em­presas es­pañolas han puesto a má­xima ve­lo­cidad la má­quina de com­prar y vender ac­ciones pro­pias en este co­mienzo de curso. La de­bi­lidad del Ibex, in­capaz de ha­cerse fuerte por en­cima de los 7.000 pun­tos, está de­trás de los mo­vi­mientos de al­gunas com­pañías que tratan de dar li­quidez al mer­cado y evitar males ma­yores en la co­ti­za­ción. Otras aca­paran tí­tulos para hacer frente a fu­turos 'scrip di­vi­dend' y otras com­pran pa­quetes a in­ver­so­res.

La actividad es frenética. La última operación corresponde a Meliá Hotels, que de un plumazo acaba de reducir su autocartera desde el 4,19% (nunca había llegado tanto alto desde el año 2012, en medio de la gran crisis financiera) hasta un imperceptible 0,15%. La operación ha servido para reducir capital y ya había sido anunciada por la compañía, que está sufriendo en bolsa los rigores del Covid-19. Pierde cerca de un 60% en el parqué en lo que va de año.

La cadena hotelera es una de las empresas españolas que como Naturgy, Sabadell, ACS o Ence se cargaron con miles de títulos propios en marzo, cuando la pandemia provocó la mayor caída de la historia del Ibex 35. Entonces, los departamentos de tesorería de las grandes compañías trabajaron a pleno rendimiento en la defensa de unas cotizaciones que caían a plomo hasta niveles mínimos históricos en algunos casos.

Aunque la actividad ahora no llega a esos números récord de los últimos tiempos, sí es muy elevada. Por ejemplo, BBVA ha tenido que comprar a un ritmo desconocido en los últimos tiempos en plena caída de la acción hasta los niveles más bajos de los últimos 25 años, de los que no logra salir. El banco, que este viernes deja el índice de mayores valores de la zona euro, ha elevado la autocartera hasta el 0,253%. No había llegado tanto alto desde junio de 2019.

Pero pocas empresas han hecho más acopio de títulos propios que Repsol. Desde julio, la autocartera ha dado un gran salto desde el 0,6% hasta el 4,8%, el nivel más alto desde el año 2013. Una inversión que, en su mayoría, será amortizada cuando la compañía abone el próximo 'scrip dividend'. Por el camino, estas compras han intentado amortiguar la dura caída del 50% que la petrolera acumula en lo que va de año.

Prosegur y su autocartera

En el mercado continuo, Prosegur ha estirado la autocartera hasta niveles muy cercanos ya al doble dígito (el 9,95%) después de comprar 3,5 millones de títulos a un inversor institucional. Una operación que está al margen del programa de compra de acciones propias del grupo asegurador. Además, Ence acaba de elevar su autocartera desde el 1,45% al 1,58%, y Sacyr desde el 2,80% hasta el 2,82%.

"Vamos a ver más compras porque hay muchas compañías que llegan al otoño muy deprimidas y sufrirán por el impacto de los rebrotes del coronavirus. Puede haber una oleada de ventas que obligue a las empresas a reaccionar. A veces estas operaciones pueden ser una buena oportunidad de hacer interesantes plusvalías si se compra a precios realmente buenos", señalan en un gran 'broker' nacional. De momento, más allá de los potenciales beneficios futuros, las empresas se limitan a aguantar el tirón en bolsa.

Artículos relacionados