Monitor de Latinoamérica

El Salvador y Chile, los mer­cados con menos trabas para las firmas ex­tran­jeras

Brasil y Argentina, dos países más que ‘complicados’ para las empresas

De los 10 países del mundo más com­plejos para los ne­go­cios, 6 son de Latam

Cristina Kichner
La sombra de Cristina Kichner.

Brasil y Argentina, dos de los prin­ci­pales países para la in­ver­sión es­pañola en Latam, se si­túan como las na­ciones más com­plejas para hacer ne­go­cios en el área, según el ‘Índice Global de Complejidad Corporativa’ de la con­sul­tora TMF Group, en el que tam­poco sale bien pa­rado México. El es­tudio ana­liza fac­tores como pago de im­pues­tos, con­ta­bi­li­dad, di­fi­cultad para des­pedir y ad­mi­nis­trar nó­minas y temas vin­cu­lados a re­gu­la­ciones y san­cio­nes.

El Salvador, Dominicana y Chile se ubican en el extremo contrario, como los países con menor complejidad para las firmas extranjeras al hacer negocios.

Para TMF Group, la complejidad de Latam se debe en gran parte a la práctica común de imponer tres niveles de tributación: a nivel federal, estatal y municipal. Su índice compara las demandas de administración y cumplimiento clave en 77 territorios, indica que EEUU tiene el segundo ambiente de negocios menos complejo del mundo para las multinacionales tras Curazao. Latam sigue siendo la región más compleja para las multinacionales al hacer negocios en términos de normatividad y cumplimiento y, de hecho, de los diez países más complejos del mundo, seis son latinoamericanos: Brasil, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Colombia y Ecuador (puestos 2, 3, 4, 7, 8 y 10 respectivamente).

Tras Indonesia, Brasil es el segundo lugar global más complicado para las empresas, pese a ser país de enormes oportunidades y la mayor economía regional. TMF dice que la reforma de las leyes para abrir y administrar un negocio no se ha adaptado a la velocidad de avance de la economía y que hay muchas trabas para las firmas extranjeras. La complejidad del entorno empresarial de Brasil se debe a las normas para contabilidad e impuestos. “Hay docenas de diferentes regímenes fiscales y un empresario que se instala allí debe pagar impuestos a tres esferas diferentes de Gobierno (federal, estatal y municipal), lo que crea una contabilidad compleja y costosa. Hay firmas con el mismo negocio y en la misma localidad y con diferente trato impositivo. Y una ‘guerra fiscal’ en la que municipios y estados compiten por incentivos”.

Grandes dificultades

“La legislación en Brasil no está clara y existe alto grado de incertidumbre sobre las prácticas aceptables, incluso en el Gobierno”, según TMF, para la que en Brasil “saber qué impuestos pagar, a qué entidad gubernamental y para qué producto o servicio es un reto”, lo que lleva a que las empresas “paguen la cantidad equivocada de impuestos o paguen impuestos sobre bienes y servicios erróneos”. “Pese al progreso en los últimos años en digitalización e impuestos más simplificados, incluido el lanzamiento del sistema ‘eSocial’, Brasil sigue siendo un entorno empresarial muy complejo”, se dice.

Además, y si bien Brasil estás entre los destinos de inversión líderes en el mundo y es un ambiente empresarial que funciona, corrupción y soborno siguen siendo obstáculos. La estructura federal del sistema político significa que hay una amplia gama de agencias reguladoras, lo que puede llevar a demandas de sobornos por funcionarios. Ante la economía “diversa” de Brasil, TMF aconseja a las firmas que se mudan al país operar en asociación con empresas locales con experiencia en el complejo marco empresarial del país.

Argentina es el tercer país más complejo del mundo para hacer negocios en términos de impuestos, normas y regulaciones y el segundo de Latam que más dificultades presenta a las firmas extranjeras al constituirse y realizar actividad. Las restricciones cambiarias son el gran problema: las firmas deben presentar documentación a los bancos y someterse a verificación antes de poder transferir y recibir internacionalmente dinero, lo que ralentiza las transacciones y operaciones de las multinacionales. No obstante, “como tercera mayor economía de Latam, Argentina ofrece grandes oportunidades de inversión. Y, pese a la complejidad para operar, la oportunidad en varios sectores, incluso energía, agricultura, tecnología y servicios no debe pasarse por alto”, se dice.

Ránking de países

En el ránking de los países más complejos del mundo, a Argentina le siguen, dentro de la región, Bolivia, Nicaragua, Colombia y Ecuador, todos entre los diez primeros. México, por su parte, es el séptimo mercado más burocrático para hacer negocios en el área y el décimo tercero a nivel mundial. Como en índices previos, TMF señala que operar en el sistema de regulación mexicano puede ser una tarea desalentadora para las multinacionales en la segunda mayor economía de Latam, a lo que se añaden factores como la corrupción.

Tras México se ubican Panamá (15 mundial); Perú (23); Costa Rica (26) y Guatemala (32) y Paraguay (33). Entre los países con menor complejidad para la instalación de empresas están El Salvador (71 y único de Latam entre los diez con menor complejidad); Dominicana (67); Chile (64); Venezuela (52); Honduras (47); Uruguay (43). Sobre El Salvador, TMF dice que “desde que el partido GANA llegó al poder en 2019, se ha hecho un esfuerzo concertado para atraer IED, al simplificar operaciones comerciales y garantizar la estabilidad a inversores y empresas. Los poderes de varias instituciones se han separado para hacerlos más seguros y menos vulnerables a la actividad criminal”.

Artículos relacionados