BOLSA

Ezentis, potencial latente

La ma­yoría de ex­pertos con­si­dera que la di­gi­ta­li­za­ción será una de las claves en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica de España en los pró­ximos años. Un pro­ta­go­nismo en el re­lan­za­miento de la eco­nomía que tendrá como punto de par­tida el desa­rrollo del 5G.

Una tecnología de última generación que se está empezando a desarrollar con rapidez en el país y que supone importantes retos, pero también abre las puertas a grandes oportunidades por su carácter transformador tanto económico como social.

Un escenario en el que Ezentis quiere representar un papel relevante dentro del sector de operaciones y mantenimiento de infraestructuras de telecomunicaciones del país. El 5G requerirá de un nivel de torres muy superior al actual, lo cual supone una inmejorable oportunidad para el desarrollo de su negocio.

Entre tanto, el grupo sigue reforzando su actividad comercial. En estos días se ha conocido la renovación del contrato de mantenimiento de infraestructuras de telecomunicaciones en planta interna por más de 24 meses con Telefónica Brasil en la región de São Paulo, lo que certifica el buen trabajo realizado hasta ahora.

El contrato se suma a otros contratos con Vivo, como operación y mantenimiento móvil de 15.600 torres, mantenimiento de 22.400 kilómetros de fibra óptica, atención a 220.000 abonados (casa cliente) en la región sur e instalación de equipamientos y adaptación de infraestructura para la red móvil y fija en 9 regiones de Brasil.

Brasil constituye el segundo mercado para Ezentis, por detrás del europeo. La generación de ingresos en España y Portugal supone actualmente el 45,6% de los ingresos, mientras que Brasil supone un 29,3%. El resto lo compone la zona Pacífico, con un 25% de la generación de ingresos. La empresa se encuentra buscando nuevas oportunidades de negocio en el mercado europeo, con la prioridad puesta en Alemania.

La cotización de la compañía, sin embargo, sigue viéndose muy penalizada en el mercado, moviéndose por debajo de la referencia de los 0,3 euros por acción en una fase bajista que se prolonga ya más de dos años. Una tendencia negativa que será difícil de corregir si no empieza a demostrar en sus resultados el alto potencial latente que atesora.

Artículos relacionados