BOLSA

Amrest, caída rápida

El miedo a un pro­bable con­fi­na­miento de se­guir ace­le­rán­dose la ola de re­brotes en España ha ten­sado otra vez la cuerda ba­jista de Amrest. La ca­dena de res­tau­ra­ción, dueña de marcas como Tagliatella o KFC, ha en­trado en un pe­li­groso de­clive que apunta a la zona de mí­nimos anuales e his­tó­ricos re­gis­trados en marzo, en lo peor de la cri­sis.

El escenario más desafiante al que se ha enfrentado la compañía en sus tres décadas de historia. Tras un fuerte comienzo de año con un crecimiento de las ventas en los restaurantes de alrededor del 5% tanto en enero como en febrero, el confinamiento obligatorio en marzo tuvo un impacto significativo en el negocio. Las ventas sufrieron un alto deterioro, provocando unas pérdidas netas de cerca de 42 millones de euros hasta marzo.

Un pésimo balance que seguramente se habrá enturbiado aún más entre marzo y junio, a pesar de las drásticas medidas adoptadas por el grupo para hacer frente a la crisis. Aunque la cifra final no se verá confirmada hasta septiembre, los inversores ya están poniéndose en lo peor.

En el último mes, las acciones de Amrest han sufrido una recaída de casi el 20% de su valor en Bolsa para registrar hundirse un poquito más., poniendo incluso en riesgo su mínimo histórico en 4,15 euros por acción registrado a principios de abril.

De romper a la baja este soporte se abriría un nuevo hueco bajista en su perfil técnico de incalculables consecuencias. Los expertos consideran que, en principio, los 4 euros por acción deben ser un suelo sicológico importante. Pero no ponen la mano en el fuego. Temen que, si las condiciones del mercado no mejoran, el valor pueda acentuar la caída en barrena puesta en marcha a principio del mes de junio, período en el que ha perdido casi tres euros por título.

Artículos relacionados