BOLSA

Ezentis, acción y reacción

Los mer­cados fi­nan­cieros han pa­sado una se­vera fac­tura a Ezentis a raíz de sus re­sul­tados se­mes­tra­les. En un marco muy com­pli­cado, por la si­tua­ción de pan­de­mia, el grupo ha re­gis­trado unas pér­didas cer­canas a los 14 mi­llones de euros en el primer se­mes­tre, frente a las ga­nan­cias de 1,5 mi­llones con­ta­bi­li­zadas un año an­tes.

Un preocupante paso atrás. Pese a eludir en buena medida el período de confinamiento, por realizar una actividad estratégica, sufrió un recorte de los ingresos operativos del 23% entre enero y junio, hasta los 182 millones de euros, con una caída del 39% del Ebitda que se situó por debajo de los 18 millones de euros. Un deterioro que los accionistas han castigado con duros ajustes del 20% en las últimas semanas de junio.

No obstante, la compañía que opera y mantiene infraestructuras de telecomunicaciones y energía, prevé una progresiva recuperación para la segunda mitad del año en todos los segmentos de negocio. Geográficamente, desde el mes de junio, en Europa se empieza a observar un aumento de ingresos y en todos los indicadores de actividad. Y confía, además, en los mercados de Brasil y Pacífico evolucionen de la misma manera, aunque con una cierta diferencia temporal.

Para ello se aferra a su intensa actividad comercial. En estos días ha destacado la adjudicación de un contrato en la licitación pública internacional de despliegue para la ampliación zonal del Coordinador Eléctrico Nacional (CEN) de Chile por 7,1 millones de euros.

El CEN es el organismo gubernamental que coordina la infraestructura de transmisión de energía eléctrica de Chile. El contrato adjudicado contempla trabajos en líneas de transmisión en 44 kV y 110 kV para las ampliaciones de tres subestaciones de Poder en la zona central en Chile, pertenecientes a Chilquinta Energía, una de las principales compañías del sector energético chilenas.

Chile es para Ezentis su tercer mercado, por detrás de Europa, que supone un 44% de la cifra de negocio del grupo, y Brasil. Entre los tres mercados, la compañía obtiene más del 85% de los ingresos del grupo.

También destaca la reciente adquisición de Pentágono Sistemas Electrónicos de Alta Seguridad, compañía dedicada a los servicios de instalación y mantenimiento de sistemas de seguridad en el mercado ibérico en las ramas de energía e industria y que factura más de 4 millones de euros al año.

La operación aporta importantes sinergias operativas y de soporte al grupo, al tiempo que le permite continuar con su diversificación de servicios y de clientes estratégicos complementarios al sector de telecomunicaciones y energía. Un mercado en el que entró en marzo con la compra de Enesys, dedicada a la instalación de sistemas de alarmas.

En junio, la compañía resultó adjudicataria por parte de Movistar Prosegur Alarmas de un contrato para la instalación de equipos de seguridad en 13 provincias españolas.

En los últimos años, el mercado ibérico de seguridad, asegura la compañía, ha crecido de forma ininterrumpida. Y se espera que esta tendencia se incremente en los próximos ejercicios, dado el papel fundamental que tendrá la seguridad en el hogar conectado y en las empresas.

Argumentos más que suficientes para pensar en la reacción del valor. Sin embargo, el mercado mantiene esta recuperación en cuarentena más pendiente ahora mismo de la evolución de la pandemia y sus posibles consecuencias en las economías mundiales. Los operadores, en cualquier caso, no creen que vaya a perder el soporte que encuentra en las inmediaciones de los 0,27 euros. Consideran bastante más probable un proceso de rebote en agosto hacia los 0,35 euros o más, pero aconsejan esperar a comprobar la confirmación de este movimiento con la superación y consolidación de los 0,3 euros por título.

Artículos relacionados