Unicaja, Ibercaja y Liberbank se be­ne­fi­cian de la compra del 70% de Caser por Helvetia

Kutxabank arrebata a Abanca el primer puesto por beneficios entre los más pequeños

Todos los re­sul­tados se ven im­pac­tados por las pro­vi­siones pero sin in­cu­rrir en pér­didas

Kutxabank
Kutxabank

Vuelco entre los cinco bancos más pe­queños por la re­con­ver­sión de las cajas de aho­rros. El li­de­razgo por be­ne­fi­cios de Abanca en tri­mes­tres an­te­riores ha pa­sado a Kutxabank que, con un be­ne­ficio de 137,6 mi­llones de euros al cierre del primer se­mes­tre, su­pera al con­se­guido por el grupo pre­si­dido por Juan Carlos Escotet. Mientras, Unicaja, Ibercaja y Liberbank han com­pen­sado par­cial­mente las pro­vi­siones rea­li­zadas con la reor­de­na­ción ac­cio­na­rial de Caser con la compra de Helvetia a pri­meros de año.

Los resultados de los cinco bancos más pequeños, aquel grupo que en su momento se bautizó como el de los siete enanitos (aunque en realidad eran seis con BMN), han confirmado la mayor resistencia de las entidades de menor tamaño y casi domésticas que las de una dimensión mayor con presencia internacional.

Pese a las provisiones realizadas, cada entidad en función de sus posibilidades y dimensiones, ninguno de ellos ha incurrido en números rojos en el primer semestre de un ejercicio muy complicado.

La gran novedad es que Abanca ha dejado de estar a la cabeza por beneficios de este grupo, tras contabilizar 133 millones de euros que suponen un 43,3% menos en la comparativa interanual y una reducción de su rentabilidad (ROE) hasta el 5,7% desde el 10,7% que aún mantenía al cierre de marzo.

Kutxabank ha tomado la delantera con un beneficio de 137,6 millones de euros, un 30,3% menos que en el primer semestre de 2019 tras haber destinado a provisiones, tanto por el Covid-19 como corrientes por la cartera crediticia, de 187,3 millones de euros en el conjunto de los seis primeros meses del año.

De esta manera, la pugna por ser el mayor entre los bancos más pequeños se tiñe de acento vasco, ya que Abanca ha anunciado hace unos días un acuerdo con el grupo francés Crédit Agricole para la compra de Bankoa, con lo que refuerza en una economía clave como la del País Vasco su presencia y, dentro de sus fuerzas, se convierte en un competidor más directo de Kutxabank en su territorio de origen.

Con esta operación, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, se reafirma en su papel de gran comprador y el más activo en operaciones corporativas durante los últimos tiempos. La adquisición de Bankoa refuerza su presencia en el corredor cantábrico y con ella se saca la espina tras el fracaso de la compra del portugués BIC.

Ingresos extras

Los otros tres bancos pequeños creados tras la transformación de las cajas de ahorros se han visto beneficiados en el primer semestre del ejercicio por los ingresos extraordinarios por su participación en Caser y la compra del 70% del capital de la aseguradora por parte de la suiza Helvetia.

Unicaja ha cerrado a junio con un beneficio de 61 millones de euros, un 47,5% menos respecto a los 116 conseguidos en el mismo periodo del año anterior. El grupo presidido por Manuel Azuaga ha destinado en el conjunto del semestre un total de 103 millones de euros a provisiones, pero se ha anotado 46,9 millones de euros por Caser.

Ibercaja supera por poco a la entidad malagueña, con un beneficio semestral de 69,2 millones de euros, con tan sólo una caída del 8,9% respecto a junio de 2019. Las provisiones del grupo presidido por José Luis Aguirre y gestionado por Víctor Iglesias han superado los 70 millones de euros, pero se ha anotado 53 millones por la reordenación en Caser.

Liberbank, por su parte, ha registrado un beneficio de 41 millones de euros en el primer semestre, con un descenso del 43,8% tras haber destinado a provisiones 68 millones de euros. El banco gestionado por Manuel Menéndez ha obtenido 53 millones con la compra de Caser por Helvetia.

Artículos relacionados