TRANSPORTE AÉREO

El grupo his­pa­no-­bri­tá­nico de­berá in­dem­nizar a los Hidalgo con 50 mi­llones de euros

Londres presiona a Madrid para cancelar la compra de Air Europa por IAG

Luis Gallego ad­mite por vez pri­mera que la ope­ra­ción po­dría no ce­rrarse

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia
Juan José Hidalgo, presidente de Globalia

La anun­ciada compra de Air Europa por el grupo bri­tá­nico IAG (British Airways más Iberia y Vueling) se ha con­ver­tido en un pro­blema aña­dido a las re­la­ciones di­fí­ciles entre los Gobiernos del Reino Unido y España, de­te­rio­radas hasta ex­tremos in­sos­pe­chados por la cua­ren­tena im­puesta a los via­jeros que tratan de volver al país in­sular pro­ce­dentes de la Península, Baleares y Canarias. Presionado por sin­di­catos y agentes so­cia­les, Londres ha su­ge­rido a Madrid que fuerce la can­ce­la­ción del acuerdo entre Gallego y los Hidalgo. Los sin­di­catos bri­tá­nicos de IAG ponen además el grito en el cielo y se han aven­tu­rado a Madrid para pro­testar por el acuerdo,

El pasado viernes, en la presentación de los resultados del grupo de transporte aéreo -más de 3.000 millones de pérdidas-, Luis Gallego, presidente de Iberia y futuro primer ejecutivo de IAG, advirtió que la compra de Air Europa no podría llevarse a cabo. “Si conseguimos llegar a un punto de encuentro bueno para ambas partes haremos la operación, y si no, pues no la haremos”, indicó Gallego, en un encuentro virtual con periodistas.

“El acuerdo firmado carece de sentido en estos momentos, tal como se firmó, por lo que se tratará de negociar unas condiciones distintas que se ajusten a la nueva realidad”, señaló el presidente de Iberia, añadiendo presión a Globalia a fin rebajar el precio de la compra de Air Europa.

Iberia y Air Europa llegaron a un acuerdo de compra por el que IAG pagaría a la familia Hidalgo 1.000 millones de euros. Ahora gallego ha salvado el acuerdo de anularse mediante una oferta que pretende disminuir el precio de adquisición a la mitad. La operación parece que “tenga sentido” señalan en Londres, e incluso el propio dueño de la aerolínea, Juan José Hidalgo, ha reconocido públicamente que sin la ayuda del dinero de los contribuyentes la compañía de Globalia iba a durar “dos telediarios”.

Para analistas del sector, esta demanda de dinero público plantea el problema de que Gobierno lo pone. En Londres señalan que esto es imposible y más con la criba de personal y gastos que requiere British Airways, que se multiplicaría se hay que añadir la reconversión que precisa Air Europa y luego Iberia y Vueling.

Algunos medios señalan que, tras desvelar Luis Gallego muchos detalles de la senda por la que discurre la negociación de la que sería la mayor transacción de la historia de la aviación española, también hay diferencias por los plazos de pago. Air Europa pretende cobrar cuanto antes, después de rebajar el precio acordado a la mitad. El pago aplazado es una exigencia para Iberia porque duda de los números reales de Air Europa, mientras Globalia pronostica perder unos 600 millones este año.

Según publicaciones del sector, por primera vez Iberia se ha mostrado públicamente abierta a que la compra de Air Europa no se lleve a cabo en el caso de que los Hidalgo no rebajen sus pretensiones, de forma que meten presión para evitar que la valoración esté condicionada a las finanzas personales de una familia que busca quedarse con la propiedad de sus hoteles.

Artículos relacionados