ANÁLISIS

Los ca­ta­lanes re­pu­bli­canos temen que el Gobierno re­curra a Ciudadanos y les ig­nore

ERC facilitará los Presupuestos si Pedro Sánchez reaviva el diálogo

El Gobierno se marcha de va­ca­ciones mien­tras el PP alerta contra las ce­siones a los in­de­pen­den­tistas

Oriol Junqueras de ERC
Oriol Junqueras de ERC

El Gobierno ha co­men­zado sus va­ca­ciones con la más ab­so­luta tran­qui­lidad pese a los de­mo­le­dores datos del des­plome de la eco­nomía es­pañola co­no­cidos el pa­sado viernes y cuando no existe la menor ga­rantía de que la si­tua­ción pueda cam­biar en los pró­ximos me­ses. La úl­tima ad­ver­tencia de la Organización Mundial de la Salud (OMC) in­siste en que la crisis del Covid-19 será du­ra­dera, ad­ver­tencia que pilla ya al Gobierno de va­ca­ciones y pro­ba­ble­mente in al­bis.

Con las playas medio vacías, y no del todo gracias al turismo interior, con más de un millón de personas más en el paro y otro millón malviviendo gracias a los ERTES, el Ejecutivo se marcha confiado de que al final tendrá Presupuestos y podrá presentarse en Bruselas con los deberes hechos para que empiece a llegar el maná comunitario. La disposición de Ciudadanos a negociarlos y la falta de mayores exigencias de los independentistas catalanes tras las nuevas concesiones al PNV abre la vía para conseguir una fácil mayoría.

Mientras tanto, el PP trata de recuperar la iniciativa agudizando sus críticas a las concesiones que el presidente del Gobierno hace a los nacionalistas tras el golpe que les ha infligido VOX con la moción de censura a Pedro Sánchez. Ahí quiere poner el acento durante los próximos días y antes de que se produzca lo inevitable.

La muestra más clara de la despreocupación del Ejecutivo por la situación, la ha expresado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien en declaraciones a la cadena de televisión La Sexta mostraba su más completa tranquilidad.

Según Montero, “lo peor de la situación económica ha pasado. Estamos trabajando para recuperar todos los sectores. Nuestra economía cuando se recupera lo hace más rápido”. Sin aportar una sola cifra, en esa misma entrevista, aseguraba que “tenemos buenos datos. Lo prioritario es que la actividad se pueda ir recuperando”.

Ya nos explicarán como lo van a hacer. Lo que sí que parece es que cuentan con los apoyos necesarios para sacar adelante las cuentas para el 2021. Son una exigencia de las normas comunitarias que ve como año tras año, gracias a que no presentan presupuestos, pueden saltarse las recomendaciones del Pacto de Estabilidad.

Los nacionalistas republicanos de ERC han vuelto a mostrar durante el fin de semana su total disposición a apoyar la continuidad de la actual legislatura. Si durante el debate sobre el acuerdo de la Cumbre Europea que aprobó el Fondo de Recuperación y el Plan Financiero Plurianual el portavoz de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, rebajaba al máximo las exigencias para seguir apoyando al Gobierno de Pedro Sánchez, este domingo lo hacía el vicepresidente de la Generalitat y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés.

Avisos y advertencias

Su advertencia al Gobierno se mantenía en los términos que había avisado Rufián en el Congreso de los Diputados. Aragonés ha matizado que, para conseguir su apoyo para los próximos presupuestos, debe cumplir antes con el acuerdo de investidura y sacar adelante la mesa de diálogo.

En Sant Cugat del Vallès, Aragonés explicaba que para que haya un segundo acuerdo de cara a aprobar los Presupuestos se ha de cumplir el primero. Y concretaba que el primero es la mesa de diálogo, pero esto no solo es reunirse, sino darle “contenido y negociación política, buscar una salida política al conflicto que tenemos".

Aunque se da por hecho que habrá Presupuestos, no es tan sencillo que hasta que se celebren las elecciones catalanas haya una nueva mesa de diálogo, y no porque no la quiera el Gobierno, sino porque no se ponen de acuerdo los nacionalistas.

El presidente del Gobierno le pasaba la pelota a Rufián en su respuesta a la interpelación que le planteó el portavoz de ERC el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados. Pongan ustedes la fecha y nos reuniremos, le vino a decir Sánchez sabedor de que las discrepancias entre convergentes y republicanos hacen imposible esa reunión. Y menos ahora que está en pleno vigor la refundación de una parte los convergentes del PDeCAT, liderados por Carles Puigdemont, en Junts Per Cataluña.

Si todo sale como está previsto, y no parece que vaya a suceder imprevisto alguno, el expresident Carles Puigdemont presidirá, a partir del próximo domingo, Junts per Catalunya (JxCat), constituido ahora ya como partido. El exlíder de la ANC Jordi Sànchez, ahora en prisión tras la condena por el Tribunal Supremo a nueve años de prisión y nueve de inhabilitación absoluta por su papel en el procés independentista de Cataluña, es el favorito para la secretaría general, si bien hay otro candidato más, Josep Sort.

Las bases votarán telemáticamente entre los días 7 y el 9 de este mes las candidaturas a la presidencia, a la secretaría general y al resto de la dirección, otras 18 personas más, que las bases podrán votar telemáticamente del 7 al 9 de agosto.

Hay solo candidato a la presidencia; el expresidente catalán Carles Puigdemont. Le acompañan cuatro vicepresidencias: Elsa Artadi, estrecha colaboradora de Puigdemont durante la legislatura del 1-O y que ahora ha perdido visibilidad como líder de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona.

De salir elegida, volvería a recuperar el peso de la organización, dado que Puigdemont no tiene previsto volver a España. Al menos hasta que se resuelva el suplicatorio que hay presentado en el Parlamento Europeo respecto de él y de Toni Comín.

Junto a Artadi también figuran en la candidatura como vicepresidentes, Josep Rius, igualmente estrecho colaborador de Puigdemont durante la legislatura del 1-O, el exconseller que cumple prisión en Lledoners por la condena del 1-O, Jordi Turull y la alcaldesa de Vic, Anna Erra.

Los resultados deberán conocerse el próximo domingo. Pero no parece que de la nueva estructura pensada en las próximas elecciones vaya a salir el mejor resultado de cara a ponerse de acuerdo entre ERC y JxCat para convocar la nueva mesa de diálogo con el Gobierno.

ERC rebaja la dureza de sus condiciones, como se ve, para apoyar los Presupuestos de los que dice que antes de abordarlos con el Gobierno han de hablar también de "las características económicas de esos Presupuestos, y de momento no sabemos nada". Aunque vuelve a plantear la necesidad de una amnistía para quienes fueron condenados por el Juicio del 1-O no parece de momento una exigencia insalvable.

Tras las peticiones de ERC, el Partido Popular se pregunta qué cesiones va a hacer ahora Pedro Sánchez. Su vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán, después de acusar al Gobierno de haber convertido "el chantaje nacionalista" en un componente más de la política española, se preguntaba por lo que dará a los independentistas catalanes para que le apoyen los Presupuestos.

Para Beltrán, de cara al reparto futuro de los fondos, el Gobierno debe repartirlos teniendo en cuenta criterios objetivos como hacen otros países europeos teniendo en cuenta la población, la caída del Producto Interior Bruto y la tasa de paro.

Aunque lo más peligroso de todo es comportarse después de los miles de fallecidos y la multiplicación de los rebrotes y contagios, que se han situado en máximos desde el final del estado de alarma, como si nada estuviera pasando.

Artículos relacionados