BOLSA

Airtificial, cambios a mejor

Los cam­bios en la cú­pula abor­dados a me­diados del pa­sado mes de junio han sen­tado como un bál­samo en la co­ti­za­ción de Airtificial. El grupo re­tiró de su cargo de pre­si­dente a Rafael Contreras para sus­ti­tuirlo por Rafael Suñol, hasta en­tonces vi­ce­pre­si­dente del grupo.

Por su parte Enrique Sanz ha pasado a asumir la dirección ejecutiva en calidad de consejero director general. Una reestructuración completada con el fichaje de José Antonio Iturriaga, experto financiero, como consejero independiente.

Cambios que según los expertos del sector confirman el interés de Black Toro Capital, principal accionista del grupo, por impulsar la compañía, lo que certifica su implicación con el grupo garantizando además la ampliación de capital por 15 millones de euros aprobada también en junio con el fin de reforzar la estructura patrimonial.

Al tiempo se aprobó una disminución del capital mediante la reducción del valor nominal de 0,13 a 0,09 euros por acción, así como un aumento de capital por otros 4,3 millones de euros para capitalizar el crédito que Anangu Grup mediante la adjudicación de 4,8 millones de acciones de 0,09 euros de valor nominal.

El objetivo es revertir la delicada situación del grupo tras las pérdidas de cerca de 35 millones de euros contabilizadas en 2019 debido a la fuerte dotación de provisiones. De momento, el primer trimestre se ha saldado con ciertos avances, pero que no parecen suficientes. El beneficio ha rondado los 0,2 millones de euros tras aumentar un 12% sus ingresos, hasta los 23,4 millones de euros, con un crecimiento del Ebitda de un 34% para quedar sobre el medio millón de euros.

Para fortalecer este impulso, en un año complicado aún más por la pandemia, la compañía ha puesto en marcha además un ambicioso plan de enajenación de activos, entre los que se incluyen la venta de la antigua planta de Carbures en El Puerto, Cádiz, y las oficinas corporativas de Madrid. Ventas con las que Airtificial busca obtener ingresos superiores a los 13 millones de euros.

El plan también incluye la venta de una decena de proyectos de eficiencia energética y las participaciones en varios proyectos eólicos del Instituto de Energías Renovables (IER), procedentes de la antigua Inypsa. No obstante, la compañía admite que la crisis generada por la pandemia del coronavirus va a ralentizar la ejecución de este plan de desinversiones.

Tras todas estas operaciones, que han supuesto una intensa actividad previa al verano, empiezan a dar sus frutos en el mercado. Los títulos de Airtificial han recuperado un 30 por ciento en este trimestre, reduciendo su caída en el año a poco más del 15 por ciento con una cotización a cerca de 0,08 euros por acción. Y lo que es aún más importante, con una proyección alcista más nítida a corto plazo para alejarse de sus mínimos históricos.

Artículos relacionados