Monitor de Consumo Bancario

Cada en­tidad pelea por lle­varse los clientes de las otras a través de las su­bro­ga­ciones

El mercado hipotecario, en las trincheras tras el confinamiento

El es­ta­llido de la Covid-19 ha pro­vo­cado una guerra de pre­cios para aca­parar la mejor por­ción del mer­cado

Mercado de la vivienda
Mercado de la vivienda

El co­ro­na­virus ha pa­sado sobre la Economía y los mer­cados fi­nan­cieros cual ca­ballo de Atila, di­bu­jando un es­ce­nario en el que las en­ti­dades buscan es­cla­recer sus ba­lances cuanto antes y a toda costa, con una com­pe­ti­ti­vi­dad, si cabe, aún más brutal que antes de la pan­de­mia. Uno de los frentes más cruentos es el de las hi­po­te­cas, en el que cada banco prio­riza no sólo firmar nuevos prés­ta­mos, sino a ha­cerse con los de sus ri­va­les. Todo vale.

Todo el optimismo que mostraba la banca española a principios del presente ejercicio se esfumó con la llegada de la enfermedad, que pisoteó la demanda de préstamos por vivienda -y la de cualquier otro producto- durante el segundo trimestre. En mayo, y según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la firma de nuevas hipotecas llegó a caer un 27%.

Con el regreso a la actividad, las entidades quieren aprovechar al máximo para maquillar los balances de cara al fin de año, por lo que la guerra de precios ha sido declarada. Una carrera sin freno por la mejor parte del pastel

Según el portal de comparación de productos bancarios Helpmycash.com, las hipotecas 'bicoca' de agosto incluyen la 'hipoteca inteligente de EVO', calculada sumando el 0,89% al euríbor (0,99% los primeros 12 meses); así como la 'hipoteca sin comisiones variable de Bankia', que suma al índice un 0,99% (1,99% los 12 primeros meses). Santander, por su parte, ofrece un préstamo a tipo fijo al 1,45%.

Estos ejemplos ilustran la batalla entre los bancos para atraer a los nuevos clientes. Y la generosidad en la oferta se extiende también a las condiciones: por regla general, los préstamos al 80% del valor de tasación son habituales; siendo posible encontrar hipotecas que cubren el 100%, aunque sólo para clientes muy concretos y que tengan un perfil muy solvente. Los plazos se prolongan hasta los 30 años y prolifera no sólo el tipo fijo y el variable, sino también una fórmula híbrida: este producto se mantiene durante un período inicial a tipo fijo para luego pasar a estar referenciado al euríbor.

Sin embargo, la clave de la guerra de precios puede muy bien estar en las subrogaciones, práctica consistente en mejorar las condiciones de la competencia para 'llevarte' a sus hipotecados. Según la información recabada por el INE, durante el segundo trimestre (en pleno confinamiento) se llevaron a cabo 3.000 subrogaciones, cifra de la que sólo se espera que se incremente hasta fin de año.

Desde el portal inmobiliario Idealista recomiendan hacer cuentas para calcular el ahorro que se puede conseguir mediante esta fórmula, mucho más barata que cancelar el préstamo y firmar otro con otra entidad. Sin embargo, avisan que las mejoras en las condiciones no son ilimitadas: mediante la subrogación no se puede aumentar el capital prestado ni se pueden cambiar los titulares.

Artículos relacionados