El des­plome de la lira turca pro­voca más su­dores ve­ra­niegos en el grupo de Torres

El negocio internacional del BBVA zozobra a Este (Turquía) y Oeste (EEUU y México)

El banco cen­tral me­xi­cano aplica la quinta re­baja de tipos en cinco meses hasta el 4,5%

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

La brú­jula del BBVA para sus ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, más que mo­verse, cen­tri­fuga en un ve­rano tan atí­pico como el de 2020. Como en otros ejer­ci­cios por estas fe­chas, la vo­la­ti­lidad de la lira turca ha vuelto a dis­parar las alarmas en un mer­cado que su­pone el 21% del be­ne­ficio atri­buido del grupo al cierre de ju­nio. Mientras, el Banco Central de México ha apli­cado una quinta re­baja al precio del di­nero, hasta el 4,5%, lo que con­traerá más el di­fe­ren­cial de la clien­tela a su fi­lial Bancomer. En me­dio, el ne­gocio en España ha caído en uno papel tes­ti­mo­nial para el grupo pre­si­dido por Carlos Torres.

El mes de agosto y la lira turca marcan mucho más los últimos veranos que algunos términos más clásicos de esta estación. El desplome de la divisa de Turquía en varias semanas de agosto ha llevado a que marque mínimos respecto a las dos principales monedas internacionales: 8,73 euros y 7,38 dólares.

El presidente, poco democrático, de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aboga por una reducción de los tipos de interés, situados en el 8,25%, para intentar frenar esta depreciación de su moneda y para poder apoyar a la economía nacional que también se ha visto afectada por el coronavirus.

La fecha clave es el 20 de agosto, cuando se reúna el Banco Central de Turquía para adoptar alguna decisión sobre política monetaria. El país sufre una inflación del 12% en los últimos meses. Si se siguen las instrucciones del polémico Erdogan, los bancos del país tendrán que afrontar algo más de presión en sus márgenes y diferenciales.

BBVA es el banco español que más se juega en el tablero turco con su participación mayoritaria en Garanti. Este mercado ya se ha convertido en el segundo con mayor aportación al beneficio atribuido del grupo (21%) al cierre de junio, aunque en el segundo trimestre del actual ejercicio ha sufrido un repunte de la morosidad hasta el 7% desde el 6,74% que soportaba en el primer trimestre.

Algunos analistas, durante la presentación de los resultados semestrales el pasado 30 de julio, incidieron en varias cuestiones sobre la evolución del negocio del BBVA en Turquía, aunque su consejero delegado, Onur Genç (de nacionalidad turca), restó importancia a algunas incertidumbres sobre la marcha del país y, aún más, sobre la evolución del negocio de Garanti.

BBVA acumula en los seis primeros meses del año 618 millones de euros en saneamientos y provisiones en conjunto, con mayor peso de los recurrentes que de los destinados a la pandemia del Covid-19. Esa cifra es muy inferior a la que se ha sumado en España (883 millones) y menos de la mitad de las de México (1.394 millones).

Quinto recorte, menos beneficios

Más crítico se mostró el consejero delegado del BBVA con la situación en México, el principal mercado para el grupo con una aportación del 52% del beneficio atribuido. Onur Genç denostó la implicación del Gobierno mexicano que apenas a apoyado al tejido productivo, tan sólo un 1% del PIB, que contrasta con el 15% comprometido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, con la puesta en marcha de medidas como las línea ICO.

No obstante, el turco estuvo más silencioso con respecto a la situación del BBVA Compass, la otra aventura americana de Francisco González, el atribulado ex presidente del BBVA, ahora reclamado como imputado por el Justicia española por el caso de los espionajes de Villarejo para el banco. Esta aventura, larga y tediosa, ha forzado a provisionar al banco más de 1.500 millones de euros y sigue sin dar beneficios.

México, según las últimas cifras, se ha convertido en el tercer país con más fallecidos en el mundo, tan sólo por detrás de Estados Unidos y Brasil. Las previsiones macroeconómicas no son muy optimistas, con una caída estimada del 10,5% del PIB a finales de 2020 según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El última aviso para el BBVA ha llegado por parte del Banco Central de México que, con un voto en contra, ha aprobado un quinto recorte consecutivo del tipo oficial del dinero hasta el 4,5% desde el 5% en el que se encontraba. Esta decisión presionará, aún más, en los márgenes de su filial Bancomer.

El diferencial del rendimiento de la inversión de BBVA en México se situaba en el 12,49% en marzo, cuando los tipos de interés estaban aún al 7%. Dicho diferencial se había reducido hasta el 10,46% al cierre de junio, según los datos oficiales ofrecidos en su presentación semestral por parte del grupo.

Ante esta incertidumbre en los dos principales mercados internacionales, el BBVA debe acometer una mejora más que necesaria en su unidad en España, cuyo beneficio se ha desplomado un 88% en el primer semestre hasta tan sólo 88 millones. Su peso en el conjunto del grupo se ha quedado en un casi testimonial 7% respecto al 19,9% que aún representaba al cierre del primer trimestre.

Artículos relacionados