Las com­pras no son tan es­pe­cu­la­tivas a la es­pera de mo­vi­mientos cor­po­ra­tivos

Sabadell y Liberbank mudan de piel su cotización con el apoyo de los fondos

Los dos bancos salen de la de­pre­sión bur­sátil con fuertes vo­lú­menes de ne­gocio

Presentación resultados Sabadell 2019.
Presentación resultados Sabadell 2019.

La banca está fir­mando un mes de agosto ra­zo­nable en bolsa. En lí­neas ge­ne­ra­les, el sector fi­nan­ciero se está re­po­niendo muy poco a poco del duro ajuste a la baja de la úl­tima se­mana de julio pro­vo­cado por las ventas de los in­ver­sores más ner­vio­sos. Los re­sul­tados del primer se­mestre de­jaron un sabor amargo entre los ges­tores y mu­chos de ellos de­ci­dieron sacar de sus car­teras a la banca es­pañola para evitar males ma­yo­res. En al­gunos ca­sos, han co­me­tido un grave error.

La banca se levanta a duras penas del golpe... salvo en los casos de Sabadell y Liberbank, que están despuntando en el parqué con una fuerza no vista en todo el año. El primero gana en torno a un 20% en agosto y el segundo dobla incluso esa cifra con un avance del 40%. Es muy tentador poner estas dos subidas en el escenario de posibles operaciones corporativas, pero lo cierto es que hay un buen puñado de razones para explicar el rally de las dos entidades.

La realidad es que tanto Sabadell como Liberbank están mudando de piel en bolsa. Las dos entidades, que durante el año han sido víctimas de una enorme presión bajista liderada por los inversores más especulativos del mercado, empiezan a atraer a otro tipo de gestores de firmas que han leído sus resultados semestrales en clave positiva. Dicho de otra manera, que han descubierto que las valoraciones de ambos bancos carecían de sentido.

"A nadie se le escapa que la banca está sufriendo y que lo seguirá haciendo, pero en el caso de Sabadell y Liberbank parecía que el mercado les estaba dando por muertos. Las cuentas del primer semestre no son para tirar cohetes, desde luego, pero han demostrado que ambas entidades tienen más capacidad de resistencia de lo que algunos anticipaban. Y los fondos han empezado a comprar a precios de risa", señalan fuentes bursátiles.

Valor en libros superior

Liberbank cotizando con un valor en libros de 0,16 veces o Sabadell naufragando en mínimos históricos de 0,25 euros hace poco menos de tres meses ofrecían la imagen del reo camino de la horca. Ahora se han ganado el indulto, al menos temporal, mientras los inversores desvían la mirada hacia los gigantes como Santander y especialmente BBVA, que han salido muy mal en la foto de los seis primeros meses del año y acaparan ahora todos los focos.

Con estas cartas sobre la mesa, están cambiando las tornas en los dos bancos. En Sabadell no han dejado de comprar los grandes fondos este mes de agosto. Y lo están haciendo a medio plazo, apostando porque el banco ya ha pasado lo peor en el parqué. Ahora el perfil de inversor que entra en Sabadell es mucho más estable. La misma historia se repite en Liberbank, que ve como los fondos con vocación de permanencia no paran de ganar peso. Una realidad que se deja ver con claridad en el fuerte volumen de negocio de ambas entidades, especialmente en Liberbank.

¿Qué es lo que está cotizando realmente el mercado tras examinar las cuentas de ambas entidades? Sobre todo, que si hay una operación corporativa en el futuro próximo las valoraciones de ambos bancos serán significativamente más altas. "Los precios de hace dos semanas no se justifican con las cuentas hasta el 30 de junio. En los dos casos hay incógnitas, pero el escenario más negativo, con ampliaciones de capital incluidas, no se ha cumplido en absoluto", señalan en una gran gestora nacional.

Al margen de los muchos novios que el mercado baraja para las dos entidades -desde Bankia hasta Unicaja, pasando por CaixaBank o BBVA-, el mercado está ahora valorando que por precio puede haber una oportunidad interesante a medio plazo... a pesar de que las cotizaciones tanto de Liberbank como de Sabadell han agotado todo su potencial alcista según los precios objetivos medios de los analistas. Pero, de momento, sigue siendo su hora en Bolsa.

Artículos relacionados