La sen­tencia ya está re­dac­tada pero el Tribunal sigue re­tra­sando su pu­bli­ca­ción, ahora a sep­tiembre

La Audiencia Nacional aplaza de nuevo la sentencia por la salida a bolsa de Bankia

Las de­fensas re­cu­rrirán a Estrasburgo si no se ex­culpa a los prin­ci­pales pro­ce­sados

Rodrigo Rato
Rodrigo Rato

Con la gra­vedad de las con­se­cuen­cias so­ciales y eco­nó­micas de la pan­demia de la Covid-19 todo lo demás ha que­dado en un muy se­gundo plano in­cluso el caso más sig­ni­fi­cado del fin de una época como fue el fiasco de Bankia. Pese a que la re­dac­ción de la sen­tencia por el caso de la sa­lida a bolsa de Bankia está re­dac­tada, la lle­gada de las va­ca­ciones de ve­rano ha hecho im­po­sible cum­plir con el ob­je­tivo del Tribunal de pu­bli­carla ya de forma in­me­diata, sen­tencia que se es­pe­raba desde fi­nales del pa­sado año.

Aunque no se conoce la sentencia, como es obvio, varios de los afectados dan por hecho que serán absueltos. Entre ellos, algunos de los 34 procesados para los que la Fiscalía no pidió pena alguna en sus conclusiones definitivas.

Cabe recordar que la Fiscalía pidió una condena de ocho años y medio de prisión, cinco y medio por estafa y tres por falsedad contable, para el expresidente de Bankia Rodrigo Rato; de cinco años por estafa para el exvicepresidente, José Luis Olivas; de seis años, cuatro por estafa y dos por falsedad contable, para el exconsejero de José Manuel Fernandez Norniella y de un año y medio por falsedad contable para el exconsejero delegado Francisco Verdú Pons, en la actualidad con residencia y actividad profesional fuera de España. La fiscal Carmen Laudna admitió que incluso podían haber ido más allá pero que no lo habían hecho.

Dadas las enormes diferencias manifestadas durante el juicio entre los peritos del Banco de España y los expertos contratados por las defensas, pero sobre todo entre la fiscal Carmen Luna y la presidenta de la sala, Angela Murillo, existe una gran expectación en los ámbitos económicos y jurídicos por conocer la decisión de la Audiencia Nacional al que se considera como el juicio del fin de una época, el caso más importante de los últimos años, que examina la salida a Bolsa de Bankia y que supone el símbolo del hundimiento de las cajas de ahorros españolas.

Lexatín para todos

La presidenta de la Sala llegó a pedir a la Fiscal del caso que “se tomara un ‘lexatín’ o algo” ante la agresividad que había manifestado en el interrogatorio a los expertos presentados por las defensas.

Tras la revocación por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de la condena al líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, sentencia que había sido dictada por la misma presidenta de la sala cuarta de la Audiencia Nacional que ha juzgado el caso Bankia, existe también un grandísimo interés por conocer cual será la decisión de las defensas tras la publicación del fallo.

El abogado defensor del exdirector general financiero y de riesgos de Caja Madrid y de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, advirtió cuando se decidió procesar a su defendido que acudiría al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Lo argumentaba diciendo que del auto se desprendía una "notoria falta de imparcialidad" del tribunal al haber pretendido completar el contenido material de las acusaciones populares y particulares, que se desarrollaron con "una manifiesta naturaleza de acusación tácita”.

Una persecución judicial Según su interpretación, las acusaciones no reunían los requisitos exigidos en el artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal referido al escrito de calificación, concretamente en cuanto a los hechos punibles que resulten del sumario y la participación que hubiere tenido en ellos, ya que habían omitido la determinación concreta de la conducta material, cuya realización atribuían a Sánchez Barcoj susceptible de ser subsumida en un tipo penal.

Argumentos similares esgrimió la defensa del principal encausado, Rodrigo Rato, Ignacio Ayala, quien siempre se ha mostrado convencido de que el Tribunal que preside Ángela Murillo dictará una sentencia absolutoria para su defendido.

Así lo expresó Ayala en su resumen de las dos sesiones en las que se prolongó su exposición de las conclusiones definitivas en el juicio que investiga eventuales irregularidades en la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011.

Ayala concluyó diciendo que "espero que dictéis una sentencia absolutoria, estoy convencido de que lo vais a hacer”. Matizaba que su principio de confianza se basaba en la seguridad jurídica y en que se ha probado que los hechos no son constitutivos de ningún delito.

Según Ayala, Rato no intervino "en ningún caso ni en la contabilidad, ni en cómo presentar las cuentas, así como tampoco en la elaboración del folleto de salida a Bolsa", lo que le dejaba al margen de toda responsabilidad. Por tanto, los delitos de falsedad contable o estafa a inversores de los que les acusó la Fiscalía “no son posibles bajo ningún concepto".

La sentencia, recurrible ante el Supremo antes de llevarla a Estrasburgo ,saldrá a principios de septiembre. Ya está redactada y algunos de los que están afectados se dan ya por exculpados. Habrían sido advertidos de ello. Experto juristas no descartan que pueda concluirse que se han producido culpas, pero no habrá culpables.

Artículos relacionados