BOLSA

Prosegur, pájaro en mano

El pró­ximo 22 de ju­lio, la em­presa de se­gu­ridad Prosegur des­con­tará un di­vi­dendo bruto de 0,033 euros por ac­ción. Este será el ter­cero de los cuatro pagos del mismo im­porte a rea­lizar este año con una ren­ta­bi­lidad del orden del 6%. El pró­ximo y úl­timo pago lo rea­li­zará en oc­tu­bre.

No obstante, con el fin de reforzar su posición financiera frente a los perniciosos efectos de la crisis del coronavirus, la empresa de seguridad ha dado la opción a sus accionistas de reinvertir dicho importe en acciones ordinarias procedentes de la autocartera.

En abril, el consejo de administración ya ofreció a los accionistas esta posibilidad de reinversión como alternativa para reforzar la posición financiera, pues no puede suspender los dividendos restantes a cuenta del ejercicio 2019 con arreglo a la normativa vigente.

El precio de reinversión por acción será igual a la media simple de los cambios medios ponderados de la acción correspondiente a los cinco días de negociación anteriores a la fecha de pago del tercer pago del dividendo a cuenta del ejercicio 2019, es decir, entre el 15 y el 21 de julio de 2020, ambos inclusive.

Los accionistas que deseen adherirse voluntariamente al programa de reinversión del tercer pago del dividendo a cuenta del ejercicio 2019 deberán manifestarlo expresamente ante la entidad participante en la que tengan depositadas sus acciones, suscribiendo y remitiendo la correspondiente orden de reinversión por las vías habituales establecidas por cada entidad, que deberá recibirse el 21 de julio de 2020 como fecha límite.

En las cinco últimas sesiones, las acciones de Prosegur han repuntado cerca más de un 5%. Con todo, en el acumulado del año mantienen una caída superior al 35%, lo cual, apuntan los expertos, la idea de reinvertir el dividendo puede ser una muy buena opción tanto por el ahorro fiscal como por el potencial de la compañía a largo plazo.

A más corto plazo, sin embargo, al valor le resultará complicado superar la dura resistencia que se ha formado en torno a los 3 euros. Esto puede llevar a algunos accionistas a preferir pájaro en mano que ciento volando. Máxime después de que Deutsche Bank recortara recientemente su estimación de precio objetivo a 2,15 euros, por debajo de su actual cotización de mercado, con recomendación de mantener.

Artículos relacionados