BOLSA

Ferrovial, con vistas al largo plazo

El alto po­ten­cial en ne­go­cios muy afec­tados por la pan­demia eleva la in­cer­ti­dumbre de Ferrovial en el corto y medio plazo. En su úl­timo in­forme sobre la em­presa, Renta 4 es­tima que los im­por­tantes des­censos en el trá­fico, tanto aéreo como te­rres­tre, pa­sará una seria fac­tura a sus re­sul­ta­dos.

Preocupa además el riesgo de que la recuperación del tráfico a niveles pre-covid sea más lenta de la prevista, o que incluso puedan no volver a alcanzarse los niveles previos ante un posible cambio en el comportamiento de usuarios ante las restricciones sanitarias, el crecimiento del teletrabajo, un menor turismo y otros posibles cambios en los hábitos de consumo.

De este modo, parece previsible un fuerte deterioro en las ventas en todas sus divisiones, destacando la caída del 37% en su activo estrella, la autopista canadiense ETR 407, cuya recuperación se retrasaría hasta 2022. En el caso del aeropuerto de Heathrow, el descenso de la actividad será mucho mayor y su recuperación no llegará hasta al menos 2023. El resto de negocios de construcción y de servicios tampoco se libran de la quema con descensos algo superiores al 10% en ingresos.

Pese a esta delicada situación, señalan los analistas del banco de inversión, los activos de la compañía, y el propio balance de Ferrovial cuentan con posiciones de liquidez por encima de sus compromisos financieros. Los dividendos de los activos se irán aprobando en función de la evolución de la recuperación.

También destacan las medidas de flexibilización puestas en marcha para aligerar la estructura de costes, mitigando en cierta medida el impacto, así como una reducción de inversiones destinadas a conservar caja.

Con estos datos sobre la mesa, Renta 4 se muestra moderadamente optimista con el valor a largo plazo. Tras el recorte en las estimaciones asumiendo un escenario medio, en el que hay tanto riesgo a la baja como al alza, y un ligero incremento de las tasas de descuento por la mayor incertidumbre, la firma ha reducido su estimación de precio objetivo hasta los 25,42 euros por acción.

Y aunque no observan demasiado potencial a corto plazo, la compañía cotiza a algo más de 24 euros por título, siguen apuntando al valor como una inversión atractiva a más largo plazo apoyada en el bajo entorno de tipos, por lo que reiteran su recomendación de mantener.

Artículos relacionados