Reclaman un es­ta­tuto del con­su­midor elec­tro­in­ten­sivo y una re­gu­la­ción que fa­vo­rezca la ac­ti­vidad in­dus­trial

El sector siderúrgico lanza un órdago a Sánchez ante la amenaza de fuga de empresas

Envían una carta al pre­si­dente exi­giendo ta­rifas eléc­tricas si­mi­lares a Alemania y Francia

Siderurgia
Siderurgia

La in­dus­tria si­de­rúr­gica ha lan­zado al Gobierno un nuevo SOS de au­xilio a sus em­pre­sas, en grave riesgo de des­apa­ri­ción, si no se toman las me­didas que con­si­deran ur­gentes para salvar al sector y evitar po­si­bles des­lo­ca­li­za­ciones a otros países más ren­ta­bles. En una carta en­viada al pre­si­dente Pedro Sánchez, re­claman de­fi­ni­ti­va­mente ta­rifas eléc­tricas equi­pa­ra­bles con el resto de sus com­pe­ti­dores eu­ro­peos y una re­gu­la­ción que fa­vo­rezca la ac­ti­vidad in­dus­trial en España.

La Unión Europea, en su conjunto, y las empresas siderúrgicas españolas, en particular, son víctimas de la guerra comercial y la hegemonía mundial que viven Estados Unidos y China. La crisis actual derivada del Covid-19 ha agravado aún más la situación con caídas espectaculares en la producción. En los meses de abril y mayo, se produjo un descenso de alrededor de un 45%, respecto a igual periodo de 2019.

El sector siderúrgico teme que le suceda lo mismo que a Alcoa. Que tengan que cerrar empresas, o tener que venderlas al mejor postor. La tarifa eléctrica es el gran problema que arrastran, por lo que piden al Gobierno que formen parte del fondo de reconstrucción y de las ayudas que se destinan a empresas en riesgo de cerrar. Alemania y Francia son países mucho más competitivos por culpa del coste de la electricidad.

El problema del coste de la luz

La patronal Unesid ha vuelto a sacar la bandera de los costes de la luz en un sector donde cada vez es más duro competir con China y Turquía, además de con empresas europeas radicadas en el país germano y francés, en clara ventaja respecto a España. En la actualidad, es un 50% más barato producir acero en Alemania y un 30% en Francia.

Ante la gravedad de la situación, la patronal Unesid y los sindicatos UGT y CCOO han dirigido una carta a Pedro Sánchez, instando al Ejecutivo a adoptar medidas que “eliminen la brecha competitiva que genera en la siderurgia el precio de la electricidad”.

En la misiva, proponen medidas como la dotación efectiva de la compensación por los sobrecostes eléctricos derivados el CO2, la convocatoria de una nueva subasta de interrumpibilidad y la aprobación urgente de un estatuto del consumidor electrointensivo que “garantice una solución real, normativa y de futuro a la industria siderúrgica española”.

“Con estas condiciones y de cara a la recuperación, la industria siderúrgica sólo necesita un tratamiento similar al que dan los países europeos que compiten directamente con nosotros. El nivel de ayudas -siempre temporales- debe ser análogo para las industrias de los distintos países europeos”, señalan.

Diferencias con Alemania y Francia

Asimismo, reclaman que es “absolutamente necesario acabar con las diferencias entre el precio de la electricidad que se paga en España y el que pagan en países de referencia de la Unión Europea, en particular Francia y Alemania”. En este sentido, recuerdan que el diferencial de precio final para los sectores realmente electrointensivos respecto de Alemania se sitúan en el entorno de los 22 euros/megavatio hora, lo que contrasta con la rebaja de 56 céntimos que establecía el borrador de estatuto.

Por otro lado, Unesid aprobó en noviembre de 2019 un compromiso firme para alcanzar la descarbonización total del acero producido en España en 2050. “Para ello- argumentan- necesitamos reforzar las inversiones en investigación y desarrollo. No podemos permitir que los desarrollos tecnológicos que se van a desplegar se hagan fuera de nuestras fronteras”.

Por todas las razones expuestas, urgen a Sánchez cuatro puntos que consideran vitales para su futuro. Primero, que impulse la aprobación de un estatuto del consumidor electrointensivo que garantice una solución real, normativa y de futuro a la industria siderúrgica.

Segundo, que el Gobierno anuncie públicamente el compromiso de completar la cuantía de la compensación por costes indirectos soportados en 2019 hasta la cuantía máxima autorizada por la Comisión, y se pongan en marcha las correspondientes modificaciones y transferencias de créditos para hacerla efectiva.

Tercero, que por el operador del sistema eléctrico, se convoque una nueva subasta del servicio de interrumpibilidad, con cuantía suficiente, en potencia y en presupuesto, para que dicho servicio sea adecuadamente retribuido.

Cuarto, que se incluya a la industria siderúrgica y a sus trabajadores en los planes de formación y adaptación profesional que el Gobierno ha anunciado con ocasión del plan de la industria del automóvil.

Artículos relacionados