Los in­gresos del ne­gocio prin­cipal se man­tienen es­ta­bles en más de 4.000 mi­llones

CaixaBank acumula 1.155 millones en provisiones con un beneficio de 205 millones

Gortázar (CEO) des­carta fu­siones y pér­didas des­pués de las pro­vi­siones y afirma que el di­vi­dendo re­tor­nará cuando el BCE lo diga

Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.
Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.

CaixaBank ha apro­ve­chado el primer se­mestre del ejer­cicio para cu­brirse ante la crisis de­ri­vada del Covid-19, al mismo tiempo que ha con­se­guido un be­ne­ficio de 205 mi­llones al cierre de ju­nio. El grupo pre­si­dido por Jordi Gual y ges­tio­nado por Gonzalo Gortázar se ha apo­yado en los in­gresos core o de su ne­gocio prin­ci­pal, es­ta­bles en la pri­mera mitad del año, y ha su­mado 700 mi­llones de pro­vi­siones en el se­gundo tri­mestre a los 400 mi­llones ya pro­vi­sio­nados a cierre de marzo.

Prudencia y resultados en positivo, aunque un 67% inferiores a los obtenidos en el mismo periodo de 2019. Así se ha mostrado CaixaBank durante el primer semestre del año que, a pesar del confinamiento, ha mantenido casi la totalidad de su red de oficinas operativas para atender las necesidades de sus clientes.

El banco ha aprobado un total de 357.488 solicitudes de moratorias en España, que suponen 9.848 millones de euros en su cartera, inclusivo más allá de los colectivos vulnerables fijados en el Decreto Ley del Gobierno.

Además, CaixaBank ha concedido hasta junio 32.500 millones de euros al sector empresarial, al margen de las líneas ICO, destinados a facilitar la financiación del tejido empresarial. Los créditos ICO concedidos, por su parte, alcanzan un importe de 13.726 millones de euros ante las 164.000 solicitudes gestionadas.

Aunque durante los meses de junio y julio se ha recuperado la actividad, los ingresos core se han mostrado planos, con una ligera contracción del 0,5%, hasta los 4.064 millones de euros.

El margen de intereses se ha visto afectado, con un descenso del 2,5%, por el descenso de los ingresos de los préstamos por un menor tipo de interés aplicado, aunque las comisiones han repuntado un 1,5% en la comparativa interanual. La menor actividad en el segundo trimestre afecta en la comparativa respecto al cierre de marzo (-7,5%).

La reducción de los resultados de operaciones financieras (ROF) y el de las participadas deja en negativo al margen bruto (7,4% menos), pero la contención de costes lograda será clave para 2021, según la entidad, ya que permitirán un ahorro adicional de 300 millones respecto a lo previsto en el plan estratégico.

Actividad

El volumen de negocio del primer semestre asciende a 643.631 millones de euros, "la cifra más alta desde la creación de CaixaBank", explican desde la entidad. El crédito a la clientela bruto crece un 6,8%, sobre todo apoyado en el repunte del 15,9% de la financiación a empresas.

Los recursos de clientes ascienden a 400.675 millones de euros, con un mayor crecimiento trimestral (6,4%) que interanual (4,3%), gracias sobre todo a los depósitos a la vista. El patrimonio gestionado en fondos de inversión y planes de pensiones también retroceden respecto a 2019, pero mejoran en la comparativa con el cierre de marzo.

La morosidad mejora hasta el 3,5% y la ratio de cobertura se eleva hasta el 63% por el incremento de las provisiones. En cuanto a la solvencia, la ratio CET1 alcanza el 12,3%. La evolución orgánica del capital se ha mantenido estable y la previsión de dividendos resta seis puntos básicos.

La rentabilidad (ROE) se sitúa en el 4,7%, tan sólo un 0,2 menos que un año antes a pesar del descenso de los beneficios obtenidos, mientras que la eficiencia ha mejorado hasta el 56,9%.

Ni pérdidas ni fusiones

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado en la presentación de los resultados del semestre el volumen de provisiones realizadas que ya no serán tan elevadas en la segunda mitad del año. Por este motivo, mantiene que "no prevemos cerrar con pérdidas. Estamos en beneficios en estos momentos. Vamos a tener que provisionar mucho menos. Y esperamos pagar dividendos, cuando el BCE lo permita".

El número dos del grupo que preside Jordi Gual se muestra optimista sobre la situación del sector financiero español, aunque haya muchas incertidumbres. "Las entidades ya eran poco rentables por la caída de los tipos de interés, pero tienen liquidez y unos niveles de morosidad más razonables. El sector financiero va a aguantar".

Gonzalo Gortázar ha descartado que CaixaBank necesite acometer alguna fusión, aunque estudiarán las oportunidades que surjan. "Podemos salir de esta situación sin hacer ninguna operación corporativa. Las ganancias de cuota de mercado en estos meses nos permite salir solos. Hemos anticipado las decisiones más duras para poder seguir haciendo nuestro trabajo".

El consejero delegado de CaixaBank también ha descartado más ajustes, tras los realizados en trimestres anteriores. "No tenemos previsto ningún ajuste de plantilla. La necesitamos para hacer lo que está haciendo", aunque sí retomarán la reducción de sucursales "de manera ordenada" en los próximos meses tras el parón sufrido por la crisis sanitaria, hasta el objetivo de 3.600 oficinas.

Gortázar ha indicado que es difícil cuantificar el incremento de la morosidad ante las pérdidas que puedan ocasionar los créditos de las línea ICO. "Vamos a tener una morosidad razonable, pero dependerá de lo que pase en los próximos meses", ha afirmado. La previsión es que se sitúe en el 4% o 5% a finales de año. En la segunda mitad de 2021 se alcanzará el pico de la morosidad.

Artículos relacionados