BOLSA

Las socimis, únicas que salen a Bolsa

La in­cer­ti­dumbre que rodea a los mer­cados fi­nan­cieros ha con­ge­lado las sa­lidas a bolsa. Solo las so­cimis se atreven a dar el paso gra­cias a las no­ta­bles ven­tajas fis­cales y bo­ni­fi­ca­ciones que ob­tienen al co­tizar en el MAB. En lo que va de año, ya son cinco las so­cie­dades in­mo­bi­lia­rias que se han in­cor­po­rado al mer­cado al­ter­na­tivo, con lo que la cifra se eleva ya a 78.

Con este ritmo y con el ritmo actual de empresas que dejan la Bolsa, muchos operadores comentan medio en serio medio en broma que pronto será más importante este segmento del MAB que el propio mercado continuo.

La última incorporación ha sido de Desarrollos Ermita del Santo Socimi que inicia hoy su cotización.

El valor de referencia para cada una de las acciones de la firma controlada por el empresario Alberto Enrique Finol Galué será de 424 euros, el precio más alto por acción de los mercados españoles. Este importe supone valorar en 21 millones de euros el total de la compañía.

Fundada a finales de 2018 se dedica a la comercialización y gestión de sus activos en el centro comercial La Ermita de Madrid a través de su filial Ibermetex Ermita. En la actualidad cuenta con una superficie alquilable de 57.679 metros cuadrados, en su mayoría, un 73,1%, destinado a uso deportivo, de ocio y comercial, otro 24,5% para medio millar de plazas de aparcamiento y el 2,31% restante, para oficinas.

Dichos activos inmobiliarios se encuentran valorados en 17,78 millones de euros según la valoración realizada a cierre del pasado año. Una estimación que podría reducirse debido al impacto del confinamiento.

Al respecto, los analistas recuerdan que el alquiler ha sido una de las actividades más golpeadas por la crisis y todos locales de La Ermita han permanecido cerrados durante el estado de alarma a excepción de la superficie destinada a un supermercado.

La propia compañía asegura no poder realizar aún una estimación "fiable" del impacto total de la crisis en su negocio, dada la complejidad de la situación, pero advierte de que podría tener efecto "material y negativo en la situación del negocio, los resultados, las perspectivas y la situación financiera, económica o patrimonial del grupo".

Para contrarrestar esta presión, la socimi ha impulsado una estrategia de maximización de ingresos y rentas derivadas de sus locales, acentuando sus esfuerzos en la captación de inquilinos para los activos actualmente desocupados, mientras sigue buscando nuevas oportunidades de inversión.

En paralelo, estudia la posibilidad de insistir al Ayuntamiento de Madrid con una propuesta para la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana, similar a la presentada en 2014 y descartada en 2016. El objetivo es "mejorar y revitalizar la zona donde se encuentra el centro comercial", cambiado el uso de suelo, de deportivo privado a residencial y terciario, así como articular más zonas verdes.

Más humo que chicha, lo que lleva a los analistas a aconsejar cierta prudencia con esta socimi que cotizará con el código de negociación “YDES” y que contará con VGM Advisory Partners como Asesor Registrado y el Banco Sabadell como Proveedor de Liquidez.

Artículos relacionados